Sinaloa está muy cerca de Alfonso González-Camino

     Sinaloa está muy cerca es una novela de corte thriller. Para adetrarse en él uno tiene que estar preparado y exento de prejuicios. Una mente abierta que nos permita sumergirnos en unas páginas donde nada es lo que aparenta ser.

     Esta novela llegó a mí sin pretensiones y sin haber leído nada parecido (lo de Grey parecería una bobada a su lado. Pero no lo sé, no lo he leído). Así que después de hacerme una idea de su contenido, dejé la mente en blanco. Y es que, nuestra psique, en su intimidad, se desinhibe y se pierde en historias de índole sexual y trasfondo psicológico que al pensarlo en frío podríamos pensar que nos hemos descarriado en una pesadilla de tintes gore. Porque, ¿quién no ha tenido alguna vez un pensamiento “distinto”? Señor, líbrame de convencionalismos sociales.

     Pero en el fondo, Sinaloa está muy cerca, es una historia de credulidad, que ahora está tan en boga. Porque, ¿por qué tendemos a creernos todo sin contrastarlo? O, al menos, ¿con un mínimo de desconfianza? A veces, nos dejamos llevar, bien por comodidad, bien por conformismo, o bien por la carencia de algo. Y es que la mente, en ocasiones, sólo ve lo que quiere creer, cegándose con situaciones increíbles y soñadas, arrastrándonos a tesituras en las que uno no se debería encontrar nunca.

     La obra que nos ocupa nos cuenta la historia de tres personas que pasan una noche en un lugar “el cuarto oscuro”, donde uno se abandona a las pasiones más básicas y se deja arrastrar por los sentidos más primitivos. Un lugar donde nadie se conoce, y cuerpos desnudos se rinden al placer sin tapujos. Hombres y mujeres con otros hombres y mujeres, parejas, tríos, grupos, todo está permitido. Las circunstancias quieren que nuestros tres actores conozcan a otras personas que las invitan a este cuarto oscuro. Es algo nuevo, distinto y la necesidad de experimentar es mayor que cualquier otra cosa. Estos anfitriones serán elementos decisivos en esta historia de falsas apariencias.

     Una mujer casada y de familia que descubre que tiene un vacío que desea llenar. Las casualidades de la vida la sumergen en un mundo de lujos en que nunca se hubiera imaginado que estaría alguna vez. Un chico joven y atlético es seducido por una mujer inalcanzable. Y nuestro tercer protagonista, un joven ya maduro con un futuro laboral presuntamente prometedor, junto a una joven y brillante modelo, cae en los tentáculos de una atractiva mujer que se mueve dentro del mundo del arte. Todos acaban, vamos a llamarlo, hasta las trancas de sus captores sentimentales. Así que el cebo está echado…

     Estos tres elementos, Boris, Luna y Marta les regalan un mundo de colores, fastuoso y de excesos que está a unos niveles muy por encima de ellos. Nada es lo que se supone y la belleza termina por cegarles. Lo que era una vida normal se convierte en algo extraño y pervertido. Lejos de resolverse todo y volver al estado original, la maraña se confunde hasta límites para lo que no estaban preparados.

     La locura y depravación campan entre las páginas de esta novela de tintes macabros. Una trama convincente y un final inesperado, para el que puede que no estemos preparados. O sí…

     Pero de entre las líneas de este thriller sobresale la genialidad de un suspense enriquecido con unos personajes escogidos y situaciones elaboradas. Creo que su autor consigue exactamente lo que quiere. Creo, también, que el lector puede imbuirse tanto que lo viva en su piel. Cuidado, cuidado con lo que se desea porque puede hacerse realidad. Y puede que esa realidad no sea lo que se buscaba.

Gracias Alfonso, V.

  • Imágenes del post cedidas por el autor.

Share This:

Una poesía a la pasión del verano.

Amor platónico

 

Blanco de las iras

salí buscando oscuridad.

No era de día,

tampoco de noche.

 

En un lugar apartado,

intuyendo la soledad,

me quedé vencida.

 

Fue una sombra

la lujuria desatada

en la silueta de un joven

lo que me despertó.

 

Me dejé llevar absorta

en pensamientos libidinosos.

Y el agua nos arrastró

llevados por el calor.

 

Él era hermoso

yo joven y apasionada.

Ardimos en combustión

como si llegara el fin de la pasión.

 

No existía nada alrededor.

No vivía la vida.

No moría lo muerto.

Y, sin embargo, fue el ímpetu

lo que avivó el ardor.

 

Aquel verano sentí morir

porque todo fue un sueño

que no debió ocurrir.

 

Todo quedó en el frenesí

de una mente calenturienta

que trató de conseguir

el amor platónico y altruista

de alguien que nunca me vio venir.

 

Antonio se llamaba él

un chico malo que en un arrebato

destruyó todo atisbo de amor.

Y una falla nos separó

un verano, que nunca sucedió.

 

 

 

 

 

 

 

  • Imagen extraída de https://historia-arte.com.

Share This: