“El cumpleaños secreto” de Kate Morton. Por Victoria Santisteban.

El cumpleaños secreto de Kate Morton ha sido una novela fácil de leer. A raíz del fallecimiento de la madre de la protagonista de la historia, se desencadenan una suerte de acontecimientos que revelan  los secretos escondidos de una familia perfecta a través de continuos flashbacks. El pasado descubre el presente.

 Un relato que se construye en cada capítulo, con idilios y desamores. Un oscuro pasado que se remonta a la segunda guerra mundial, viene a ser heredado por la siguiente generación. Cada uno de los personajes tiene especial relevancia. Un joven muy enamorado cuyo padre está sumido en una enfermedad que le hace revivir el pasado una y otra vez. Una joven dispuesta a comerse el mundo que forma una familia tras sucederse una serie de hechos traumáticos. Y su mejor amiga, un personaje misterioso. Un suceso luctuoso transforma las vidas de los actores y es la protagonista la que se encarga de investigar en la distancia temporal el pasado de su madre, que tiene que reconstruir para poder comprender.

Una historia muy bien estructurada y relatada de forma elegante. Unos personajes que no dejan indiferente por sus giros. Un claro mensaje que nos traslada la verdad del pasado de nuestros progenitores. ¿Idealizamos demasiado a nuestros padres?, ¿los juzgamos?

Siempre digo y lo repito hasta la saciedad, si es necesario, que no existe un mal libro. Todos tienen derecho a existir, a ser escritos y a ser leídos (bueno hay alguna excepción, pero puntual). Este en concreto es de los que considero como puente o intermedio hacia otro o entre otros. Es una lectura recomendable, ya que toda lectura enseña y aporta información, pero no en la que tengamos que implicar un alto grado de concentración.

Kate Morton es una excelente escritora, no tengo duda al respecto. Y seguramente me reafirmaré en esto continuando con su obra.

  • Fotos extraídas de google books y del blog quelibroleo.com.

Share This:

Publicado por

Victoria Santisteban

Digamos que soy una lectora casi tardía (siempre me gustó leer, pero la pasión llega más tarde). A veces falta tiempo material, como a todo hijo de buen vecino, pero ya no tiene nada que ver con el tiempo pasado. Gracias a todo lo que he vivido, sobre todo, gracias a mi madre (que devoraba todo libro que llegaba a sus manos) y a sus momentos con Corín Tellado, aquí estoy haciendo lo que me gusta: escribir sobre los libros, sus líneas, sus letras con historia, de sentimientos entre párrafos…Y gritar cien veces y otras cien mil más que ¡necesitamos héroes anónimos que lean! Porque leer es sano, nos hace más felices, mejores personas y con una mayor capacidad de compresión del mundo que nos rodea, aunque no siempre éste sea agradable.

Deja un comentario