“El guardián entre el centeno” de Jerome David Salinger

Una novela vista desde los ojos de un adolescente que siente que algo está cambiando. Y en su interior solo odia al mundo entero…

Los sentimientos de anonimato y oscuridad de un escritor constituyen la segunda propiedad más valiosa que le es concedida.

J.D. Salinger *

Cuando yo era adolescente, El guardián entre el centeno, no entraba para nada en mis planes, aunque ya hacía tiempo que me había transformado en una rebelde sin causa. Enfadada con el mundo entero y en contra de todo lo establecido. Eso ya explotó en el tercer colegio de primaria en el que estuve. Algunos profesores eran unos monstruos que hacían cosas extrañas, como hacer fotos con las faldas levantadas a algunas niñas, permitir y no hacer nada en que un señor se masturbara a las afueras del colegio (creo que nunca nos creyeron, y ese señor, siempre estuvo ahí), mientras estábamos en el patio, y fornicar otro profesor con madres de otros alumnos, en el colegio (esto no es ficción, es verdad, fue pillado varias veces)… Los que me conocen, saben qué colegio es.

Bueno, entonces yo iba a lo que iba, a tener amigas, jugar, vamos lo que viene siendo normal en esa edad. Al menos, eso es lo que yo pretendía, aunque siempre se torcía. Así, que sí, siento que tengo algo muy en común con esta historia, porque yo encontraba una tremenda falsedad en mi entorno aunque hablemos de épocas distintas, claramente. Eran pocos los que me merecían la pena, aunque siempre acabara rodeada de los peores. Contradictorio, sí.

Portada

Tengo la sensación que lo que hace única a esta novela es la provocación escrita de un adolescente hablando libremente de la sexualidad y esa ansiedad no tan banal. Me parece que la sociedad de entonces no estaba para nada acostumbrada a un lenguaje tan explícito.

Holden Caulfield, el actor principal, solo tiene 16 años, pero demanda relaciones que a sus ojos sean auténticas. Parece que es mal estudiante, lo cual se refleja en las veces que ha sido expulsado de colegios y en esta ocasión, no iba a ser menos, vuelve a serlo. Con la diferencia que decide no decírselo a sus padres y se marcha a escondidas a vivir una aventura. Prefiere chicas con las que se pueda hablar, que no sean tontas y banales. Normalmente es un chico bastante razonable, hasta que deja de serlo. Entonces destila tanto odio que se diría que sus agresivos pensamientos le fuesen a abocar a hacer alguna locura. Odia casi todo lo que rodea. Otrora sus comportamientos, erráticos y desquiciados sugieren una persona tarada de atar.

Cita Salinger

Y en un determinado momento me reconcilio con Holden. ¡Por el amor de Dios!, ¡son las vivencias de un chiquillo! ¿Quién no se ha sentido alguna vez confundido? ¿Quién no ha tenido alguna vez un pensamiento extraño? Bueno, quizá mi perspectiva ande degradada por la adultez. Sin embargo, siempre he tenido en cuenta mis miedos y mi lado oscuro.

Entre toda esta maraña de pensamientos perturbados, el actor principal, nos brinda una serie de pinceladas de afecto y ternura por su hermana Phoebe, a la que considera tremendamente lista. Precisamente es a ella a quien confiesa lo que quiere y le gusta de verdad, que no es sino ser una especie de guardián protector de los niños que están en un campo de centeno y protegerlos de caer al vacío.

El vacío

Dependiendo de lo retorcida que esté tu mente, podrías vislumbrar a un cazador agazapado al acecho. Pero yo creo sinceramente que Holden se ve como un protector y que siente de verdad lo que dice. Y creo que la muerte de su hermano menor, al que que quiere y aprecia mucho, le desencadena la necesidad de ayudar a los niños, en la forma de impedir que caigan al vacío. Una acción que muestra la alegoría de la transición hacia la madurez. No es un camino fácil, y no todos hemos tenido las mismas circunstancias y realidades. En cualquier caso, insisto, prefiero verlo desde esta perspectiva.

Personalmente se me escapa un poco la controversia que generó esta obra en su día. Claro, que por otro lado, la época y el entorno religioso es un perfecto caldo de cultivo. Pero, a pesar de todo, finalmente la mayoría de las circunstancias se diluyen en la espesura de la mente inquieta de un chaval. Es por eso, que encuentro muy grande que fuese tomado como referencia de algún asesino, siendo a mi modo de ver, una clara justificación de una mente muy enferma. De hecho, aunque uno esperara algo de acción, es una novela bastante estática.

Salinger

Como anécdota, contaré que siempre me dio pavor leer esta novela, porque pensaba que me volvería medio ciruela y empezaría a matar a pobres desgraciados por la calle. Pero nada más lejos de la realidad. A veces, los medios influyen según qué momento y decisiones. Afortunadamente llegó el tiempo de su lectura, libre de cargas e influencias de cualquier tipo.

No quiero, ni deseo, ser más papista que el Papa (ya bastante, tenemos con uno, que para lo que nos está costando la curia, bien podría ser más generosa, solo un poquito más). Entre otras cosas porque soy una profana en un mundo infestado de literatos, literarios, condenados críticos literarios de periódicos, revistas y blogs de reseñas literarias… Y yo… ¿Qué quiero decir con esto? Pues que yo miro a través de un agujero muy chiquitito, mientras otros tienen la inmensidad del saber.

Pero, bueno, desde la mirilla de esta puerta tengo el mundo entero rebosante de historias, esperando a que mi cerebro le ordene a mi mano que dirija mi humilde bolígrafo en este espacio sin pretensiones de cara a la galería. Así, que si ven alguna errata (siempre procuro que no sea así) disculpen. Y si ven algún tipo de lenguaje soez, perdónenme, pero forma parte de mi espectáculo personal. Porque esta es mi galería, donde yo me miro a mí misma.

Gracias señor Salinger. V.

Share This:

“Ordenar los muebles”. Por V. Santisteban.

Cuando el confinamiento nos convierte en un mueble…

Silencio, presión, desconcierto, miedo, horror, miedo otra vez…Son muchos los adjetivos que le asaltan a uno y a su cada vez más desmarañada cabeza. Una oleada de información que se va atascando hasta que termina por pararse. La taza derrama el colmo y la mesa derrama el líquido por el piso. Y te ves recogiendo todo lo vertido, cual sueño astral. Por un momento me acuerdo de mi madre fregando el suelo de rodillas, sobre la esponja en forma de B tumbada, cuando aún se hacía a la antigua usanza.

Mascara medieval para evitar la peste negra

Así es el torrente con el que estamos lidiando cada día. Es insufrible, insoportable, indecente. A este cóctel hay que añadir el estado físico, una disciplina auto-impuesta que genera ansiedad por defecto, por el exceso de peso, y que ahora sufre sobrecarga, por el exceso de trabajo, que sueles incumplir más de lo que quisieras. Por lo que tienes que volver a la casilla de salida. Otro ingrediente es el intelecto. Una oleada de literatura inunda tus dispositivos. Si el tiempo lo permite, llevas uno o dos hacia adelante, siempre que las jaquecas o migrañas te den permiso.

Si tu auto-infligida disciplina no te ha causado ya un reventón de neuronas, todavía puedes ser ese chef fantástico, repelente y absurdo que tanto odias. Que quieras tener la Termomix no te eleva al olimpo de los dioses, solo te brinda la entrada a un club de cierta élite que detestas. Somos lo que comemos, pero hay quien no puede permitirse el lujo de plantearse esa reflexión.

Los demonios acechan estos tiempos. Demonios internos y externos. Los segundos son más o menos controlables, pero ¡ay de los primeros! Esos son la mosca cojonera de la corteza cingulada. No todo son días de vino y rosas y la convivencia puede zarandear los cimientos de esa parcela personal de la vida que tienes tan coqueta. El temple se agota o te agota, el tiempo pasa factura, la tristeza durmiente aflora y la rutina de ejercicios diaria no parece suficiente. La lectura, no parece suficiente o esa ristra de series y películas que te vinieron recomendadísimas tampoco parecen bastante consuelo. Raros tiempos para Pedro Almodóvar, Woody Allen, películas de corte indie, o de bajo presupuesto. O no, si quieres disfrutar la tristeza…

Entonces resulta que una mañana te das cuenta que la rutina te ha ganado, eres un neo esclavo de este nuevo tiempo extraño que te ha tocado vivir. Esclavo del planning autoimpuesto, del fitness, de la música, del cooking, del reading, del estudio, de la depiladora y del blog. Eres un mueble sentado sobre otro mueble mirando un ordenador, en ropa de sport, interior, y/o zampándote un bollo. Ahora sano, ahora inteligente, ahora en forma, ahora fofo, ahora feo, guapo…

Si en toda esta vorágine de sensaciones, aún nos queda tiempo, podemos sumergirnos en el maravilloso mundo de las RRSS. Una suerte de guerra campal en la que todo vale, todo está permitido, todo es cierto, todo es mentira, todos son excelentes contertulios doctorados en la Universidad de los bajos fondos cuyo lema es Hoc est verum.

Y a veces te haces preguntas acerca de la raza humana y su condición, de la vida, de la muerte, del amor, de la tristeza, del sufrimiento ajeno… Echas la mirada atrás y te dices, “más pasaron aquellos del 10, 20, 30” y te haces un ovillo en el sofá, mientras ves la serie esa que te recomendaron, esperando el día del estallido. Y recuerdas, entonces, que fue ayer cuando tu cuerpo dijo “basta”. Solo querías gritar de dolor.

¿Un respiro?

No pasa nada, mañana será otro día…

Share This:

“El diario de Ana Frank”, Annelies Marie Frank.

No encuentro obra más universal que represente el significado de la palabra confinamiento como El Diario de Anne Frank. Como tampoco encuentro otra obra similar que represente el amor sincero e inocente de una niña que vive su juventud como solo se puede hacer, con toda su fuerza.

Cuando era jovencita recuerdo que sentía este libro muy lejano. Era un libro del que pensaba que no era para mí, no podría ser para mí algo así. Yo andaba en otras cosas y, cuando me paraba a pensar, me reafirmaba en la idea que no, efectivamente, no era para mí. ¿Por qué me iba a interesar la historia de una chiquilla que se esconde de los nazis con toda su familia que eran judíos? ¿Quiénes eran los judíos? ¿Por qué querría leer algo así con un final así de trágico? Por entonces, yo no podía permitirme ese lujo. Ya tenía suficiente con mi infierno privado… Un pavor y un dolor inmensos me invadían solo con mirarlo de soslayo. Sea como fuere, teniéndole conmigo, no quería seguir traicionando su memoria.

Así que te leí, Anne. Te leí entera, te sentí y te vi con mis ojos, te escuché hablar, reír y llorar. Eran tantas las ganas que tenía de abrazarte y de decirte no te preocupes, todo pasará, la adolescencia es así, es natural, es divertida, sin sentido, es un caos, un huracán de sensaciones y un montón de risas y cuchicheos. Es el mundo al revés, Anne.

Portada Diario de Ana Frank

Porque el mundo que te tocó vivir, era eso, el mundo al revés. Y del mundo tú sabías mucho, por eso eras un alma indomable. Te he sentido indómita, aventurera y, a la vez, tierna y dulce. Cierro los ojos y te veo, oigo tus engranajes al abordar otro de tus libros y te escucho correr de arriba a abajo en la casa de atrás, antes del silencio.

Anne Frank

Anne Frank tuvo que refugiarse junto con su familia en una vivienda anexa al edificio de oficinas donde trabajaba su padre, Otto Frank. Otto a sabiendas de lo que se les venía encima, fue preparando la casa para esconderse hasta que la guerra terminase. Los Frank, judíos de la clase acomodada, tuvieron que compartir la vivienda con otra familia judía, en precarias condiciones, pero a salvo de la Gestapo. En este contexto, Anne escribió su diario, a la sazón, en el que volcó sus pensamientos, inquietudes, sueños y esperanzas.

Como diario que era, Anne escribe su confinamiento con la sinceridad de una adolescente, con la tranquilidad de hacerlo sobre algo personal, íntimo y que es lo que le confiere la virtud, la belleza y su carácter único y, diría, irrepetible. Este diario ve despertar su sexualidad y erotismo, reflejado de la única forma que una chica de su edad puede hacerlo, con naturalidad y frescura. La atracción que el hijo de los Van Pels, Peter, y ella se profieren; la relación que tiene con su hermana Margot y que evoluciona, según avanza su diario; el tumultuoso vínculo con su madre; pero, sobre todo, la fidelidad y amor que le profesa al padre. Un oasis de ternura, cordura, sensibilidad, fraternidad, rodeado de barbarie sin sentido, caos, muerte y fanatismo.

Se me ocurren muchas cosas, podría llenar páginas enteras. Me quedaré con la idea que entre tanta maldad aflora lo mejor (y peor) de la condición humana. La valentía, el tesón, la solidaridad, la constancia, el optimismo, el amor y la esperanza de Anne. Una chica a la que le encantaba observar el cielo nocturno y adoraba la belleza de los árboles, que era la más feliz cuando sentía el aire en su cara. Pero por encima de todo, de ser ella misma.

Anne Frank nos dejó un testimonio hermoso. ¿Qué hay más bonito que leer las palabras de una adolescente que es feliz? Porque ella lo fue, a pesar de estar rodeada del infierno. Hasta que le robaron su vida, su risa y sus sueños.

Sería un tópico decir que ojalá los niños nunca tuvieran que sufrir las guerras y los conflictos de los adultos. Demasiadas pinceladas desde el punto de vista antropológico. Pero eso se lo dejo a los entendidos, no es mi caso. Yo solo sabría decir que los niños están para vivir, siendo felices, riendo, jugando, siendo niños. Pero me da que no hemos aprendido nada, el hombre sigue dando muestras de inmadurez. Quede este documento, testimonio, para recordar que la inocencia infantil está por encima de toda la mugre de nuestra condición humana.

Sinceramente creo que estos libros deberían ser propiedad de sus dueños en vida. Deberían ser historias contadas por una señora mayor, mientras enseña instantáneas de un antiguo álbum de fotos. Pero es un libro que trata de los últimos meses de vida de una chiquilla que vive con toda la fuerza de una joven que solo tiene ganas de vivir.

Tomemos conciencia de la vida. Porque la vida es para eso, para vivirla hoy, ahora, en este momento. No lo dejemos para el final de nuestros días, entonces será tarde.

Gracias Anne, allá donde estés.

  • Foto de la portada del libro extraída de megustaleer.com.
  • Foto de Anne Frank extraída de es.wikipedia.org.
  • Foto de familia y Peter van Pels extraída de annefrank.org.
  • Si deseas saber más sobre la historia de Ana Frank puedes consultar en el enlace https://www.annefrank.org/es/.

Share This:

“Un día de invierno” de Victoria Santisteban

Un cuento de navidad…

Parece que te veo a través de la ventana. Creo que me estoy obsesionando con esa imagen. Esa foto de ti mirándome, tan triste, desde ese paraje blanco. No tan blanco como nos hubiera gustado, pero suficiente. A veces siento que me llamas y yo alargo mi mano en un ademán pretendiendo acortar distancias.

-¿Hablando otra vez sola?- dijo él.

-¿Lo hacía en voz alta?-contestó sorprendida de haber sido cazada.

-Sí-le dijo con cierta condescendencia.

-Debe ser que no duermo bien últimamente. Anoche tuve un sueño…

-Anoche volviste a hablar mientras dormías-le interrumpió él.

-Soñé con él otra vez, y volvíamos a ese lugar, de nuevo. Había nevado, pero no mucho. Lo recuerdo bien porque siempre quise ver la nieve, pero de esa espesa en la que se te hunden los pies. Y ese sitio no era así. Recuerdo que estuvimos hablando, aunque no recuerdo de qué. Tampoco sentía frío.

-Estás pasando un mal momento.-dijo, con cariño sincero-Son tus primeras navidades sin él.

Al día siguiente…

-Buenos días, cielo-le dijo él a ella.

-Hola mi niño-le regaló con una sonrisa calmada.

-Anoche volviste a hablar en sueños.

-Estuve con él, cariño. Al final pudimos vivir una navidad juntos. Fuimos a un lugar con un árbol gigante lleno de color y de luces. Había puestos de madera y los vendedores ambulantes sonreían. Y comprábamos turrón. Y no había nadie más, salvo nosotros. Recuerdo que me miraba y me sonreía. Él me hablaba y era feliz, yo era feliz. Y volvimos allí, donde estaba la nieve. Yo le perdoné y él me abrazó. Y he despertado.

Epílogo: Mientras preparábamos la cena de navidad para recibir al resto de la familia, fui al dormitorio a dejar unas cosas. Como siempre, me acerqué a su foto para contarle que todo se arregló con mi hermano. Fue entonces cuando me di cuenta que algo había cambiado. Su cara irradiaba felicidad, era una sonrisa clara y diáfana. Y sus pies, sus pies estaban hundidos en la nieve. Y abracé la foto y me dejé llevar por las emociones…

Share This:

“Un paso al frente” de Luis Gonzalo Segura de Oro-Pulido

Una historia del ejército español desde sus entrañas y vista desde otros niveles. Una de tantas que suceden y de las que no sabemos. Y aún teniendo información, no salimos a la calle a gritar por los derechos de los militares, porque no concebimos que aquellos que nos defienden pasen hambre. Porque enarbolar, luchar y sentir una bandera no es suficiente…

A pesar del agotamiento físico, quiero empezar a reflexionar sobre este tema ejemplar, que por fin dosifico, para acabar en la Venecia china, como la llamaba Marco Polo.

Portada “Un paso al frente”

¡Pero qué tan familiar me resulta el mundo militar! Cuando era una chiquilla y estaba en el colegio, mi hermano mayor decidió hacer un examen para ingresar en la academia del ejército. Tenía 14 años, un niño. Pasó de tener un padre y una madre, a tener “al ejército”.

Trasera

Años más tarde, fue mi otro hermano quien decidió marcharse como voluntario. Así que yo, que siempre quise ser como ellos, solicité la información para ingresar también. Pero en las condiciones físicas, no daba la altura mínima. Eso sucedió mientras estaba en secundaria, motivo que le produjo profunda risa a un profesor de biología. Él era tan gracioso… En fin, ya no podré saber nunca qué hubiera sido de mí en el ejército de haber dado la talla, siendo como soy, y si hubiese aguantado o no.

Sí sé que muchas cosas que se cuentan en el libro no me son nada desconocidas. En primer lugar, porque no tengo más que echar un vistazo en Internet para estar informada de muchas cosas. Así que quien no está informado es porque no quiere. En segundo lugar, porque una institución de la que algunas raíces siguen bien arraigadas desde épocas dictatoriales, y sobre la que no se ha volcado casi nunca la duda razonable que manchara el honor de su funcionamiento, pues me produce de entrada dudas y reticencias y que, oye, nadie está de color blanco nuclear.

Siempre, siempre digo que airear las estancias es un ejercicio de lo más sano. Pero como todo en nuestra querida España, va despacio, con desgana y a destiempo. Y además, la (in)justicia tiene un terrible sentido del humor.

Pero volviendo al eje estructural y encofrado, es vox populi que nuestros militares están muy mal tratados y mal mirados, aunque luego otros se rasguen las vestiduras. Sabido es que atravesar una crisis como nos tocó a los españoles, hizo a muchos plantearse el destino militar como salida laboral. Y si tienes vocación, mejor, pero sino, es lo que hay también. Y, claro, esta gallina de los huevos de oro no estaba pensada para abastecer a tanto soldadito de las mínimas comodidades y alimentos que se merecen. Imagínense, nuestros soldados pasando hambre y frío, es impensable… Y, pensando, pensando, deduces que sí, que los huevos sí que son de oro, pero para unos pocos.

Yo no quiero hacer apología del odio hacia lo militar, ¡Dios me libre! que dirían algunos. Nada más lejos, recuerden la vocación de la aquí escribiente según los cánones fraternales…

Pues eso, que con el ejército nos hemos topado. Pero, ¿por qué estas instancias no pueden funcionar de forma transparente? Gran pregunta. Que yo diría más, claro, para hacer las cosas de forma transparente, bajo un prisma legal, habría que funcionar con un mínimo de valores éticos y morales. Llámese honradez, honorabilidad; pero de las de verdad, no de esas que van reflejadas en el número de condecoraciones y medallas. Como se decía antaño, “Una buena persona (institución en este caso) es la que se viste por los pies”, y el ejército hace casi todo menos eso (más o menos).

Les recomiendo que lean el libro, porque dentro de la trama de ficción hay muchos extractos que son más que interesantes. Existen muchas formas de ser deshonesto en este país, lo vemos cada día, principalmente en el entorno de la política rancia y caduca. Casi diría que son hermanas gemelas, la armada y la política.

Joder, si mi padre estuviera estuviera por estos lares, los iba a poner a todos firmes. Pero bien rápido que lo aireaba todo, con tanta tontería. Se me ocurre que diría algo así como “Venga tú, fuera, no vales ni para estar acostado, a tomar por saco. Tú…tú…¡esto es una mierda, fuera!” Y así sucesivamente. Pero es que él era muy flamenco…***

Hacen faltan más valientes que denuncien estas injusticias. Pero valientes que no caminen solos, que estén respaldados por las leyes. Vivimos en un país democrático y se supone que eso es lo que debería de ocurrir. Pero no. Por eso existen estos señores que denuncian y se juegan el tipo con ello, su trabajo, su salud, y escriben estos libros, para que los leamos, porque parece que los medios de comunicación no son suficientes. Y es que hemos normalizado la injusticia a unos niveles que dan miedo. Dejemos de quejarnos en la barra de un bar y pecar de cuñadismo y denunciemos las injusticias…

Portada interior

Vivimos en un país que se dice democrático y en el que suceden estas cosas… Entonces, algo estará mal, ¿verdad?

Gracias, V.

  • Imágenes del libro de la autora del blog. Me hubiera gustado decir que el autor me envió sus propias imágenes, pero no fue así.
  • Luis Gonzalo Segura tiene perfiles en las RRSS, Facebook, Twitter e Instagram.
  • Mi padre era una persona, dejémoslo, algo peculiar. Por eso la redacción es así cuando me refiero a él, porque él era así.

Share This:

“No he cruzado océanos de tiempo para al final encontrarme contigo. En ocasiones veo vampiros…” de Antonio Jesús López Alarcón.

Virgen santísima del corazón bendito. Pero, ¿en qué estaba pensando el autor para poner semejante biblia de título? Y, ¿por qué leer un libro sobre vampiros y chupadores de energía? No se vayan, aún hay más…

Para responder a la primera pregunta habría que preguntarle al autor y, podría imaginarme su respuesta. A la segunda pregunta se me ocurre responder un “¿por qué no?”. Verdaderamente el autor es una persona bastante interesante, sin llegar a ser empalagoso. También podría decir porque es de Antonio y punto. “¡Pues sí que tienes criterio!” dirían algunos. Pues oye, que me dio realmente la gana de hacerlo y me las refanfinflan todos esos que van de guays, progres y pseudoespirituales.

Portada trasera

No me jodan, pues claro que tengo criterio. Fíjense si es así que leo un libro para reconocer a vampiros energéticos, aka* personas tóxicas, para reconocerme a mí misma en alguno de sus supuestos. Y, claro, sucede que me he reconocido casi en todos. ¡Qué horror!

Pues no, yo soy, he sido así, o estoy siendo, porque esta máquina no se detiene. Y es que el ego tiene hambre, y mucha, y si nos dejamos llevar por él sembraremos el sendero de víctimas con la yugular abierta de par en par. No todo el mundo tiene la valentía y honestidad como para bajar la mirada hacia su propio ombligo y mirar cara a cara sus imperfecciones. Este es un campo de batalla por el campan los chupasangre y este manual nos puede ayudar a identificarlos. Tanto a los malhechores del mal como aquellos que hacen bien. No todos saben lo que hacen y no todos saben que lo hacen con maldad. Ni siquiera no todos saben que están ahí fuera, porque pueden estar en tu propio interior. Si lo reconocemos, pues perfecto, nos ponemos a trabajar y asunto arreglado. Y si no quieres reconocerlo, pues corres el riesgo de quedarte solo si tus víctimas te identifican.

Vampiros reales. ¿Ein?
Una gitanilla en el puestecillo…

Pero, ¡ay amigo!, cuidado con aquellos que lo hacen con saña porque tendrás que preparar el kit anti-vampirismo: estaca, cruz, agua bendita, plata y ¿qué sé yo? Y es que el señor Bram Stoker dejó el listón demasiado alto, en fin…

De mi experiencia personal, comentar que me he reconocido en muchas cosas que he hecho y que me han hecho. Éstas últimas las tengo más frescas y las reconocí más deprisa. De mis errores tuve que poner a trabajar a la máquina pensante y escarbar en el pasado. Porque no estamos exentos de colocar la regleta de enchufes allá donde se tercie. Lo bueno de hacer auto-crítica es que uno se da cuenta que no tiene que turbar más allá de lo que no se quiere ser turbado. O mejor, nada.

Haciendo los deberes…

Hay características personales que valoro por encima de todo, siempre, pero especialmente en estos momentos, la honestidad, la lealtad y la fidelidad. Pues además de todo eso, Antonio tiene la de la sinceridad. Y si hay algo que digo muchísimo es que hay que tener un par, para aguantar estoicamente a una persona sincera sin revolverse por dentro. Porque sí, está muy bonito y es muy chic decir “yo prefiero que las personas sean sinceras conmigo”. ¡Qué te acuestes! que diría mi padre.

Como me da igual lo que piensen algunos, vamos, que me trae al pairo. Digo lo que quiero, a quien quiero y como quiero. Para eso es mi blog… Por eso digo ¡bravo, por tu tenacidad! y ¡bravo por tu capacidad de superación y observación! Lo más bonito, que lo haces así de natural, con amor, y eso no le sale a todo el mundo. Así que este post está enfocado en tu libro, sí. Pero está dedicado a ti y te halago porque te lo mereces. Porque mira que conozco gente con historias, pero tú ganaste mi alma hace tiempo. Y del peloteo, al golf. Y si no, como diría mi padre “vete a por hierba pa’ la radio” que os juro por lo más grande que no sé qué quiere decir. Mira que le vengo dando vueltas …

Algunas personas solo existen como ejemplos de lo que hay que evitar ser”.  

www.frasess.net 

Solo eres responsable de tus decisiones, no de las ajenas”.

www.frasess.net 

Deja ir a personas que solo llegan para compartir quejas, problemas, desastres, miedos y juicios”.

www.frasess.net 

Distancias honestas valen más que cercanías hipócritas”.

www.frasess.net 

“Las personas tóxicas se adhieren como bloques de hormigón atados a sus tobillos, y luego invitan a nadar en sus aguas envenenadas”.

John Mark Green*

“Si levantas la vista de tu ombligo verás que no eres el centro del universo”.

lamenteesmaravillosa.com

Un libro que recomiendo con amor y buen humor. El que tiene su autor Don Antonio Jesús López Alarcón.

Gracias hermoso.

V.

Share This:

“A propósito de Murphy” de Antonio Jesús Alarcón López

Una especie de manual para todos aquellos a los que les gustaría ser un poco mejor. Llámalo manual, llámalo guía, llámalo cuaderno de campo o didáctico. Puedes leerlo o no, puedes seguirlo o no, puedes escribir sobre él, subrayar y dibujar. En cualquier caso, es un libro para pasar un buen rato.

En el mercado hay una amplísima gama de libros de autoayuda y superación personal. Yo misma, mismamente, he leído unos cuantos. Varios eran la típica novedad tan recomendada que te iban a ayudar a salir del agujero sí o sí. Vamos, la panacea. Realmente es para pensar eso que se hayan escrito tantos trabajos al respecto. Así y con todo, me pongo a pensar en cuántos de ellos me han funcionado realmente. Me quedo con dos y, resulta que uno de ellos, es este (vamos, que mi bizcocho ha subido). No quiero decir con todo esto que los demás no funcionen, a mí no me ayudaron mucho (y los seguí religiosamente, oye). Quiero decir, que a veces no es el momento adecuado para leer a troche y moche libros de estos.

Portada “A propósito de Murphy”.

Estar en baja forma y creer que un libro te lo va a solucionar automáticamente, pues es como comer huevos tal cual y patatas crudas, con aceite y sal, y pretender que sepa a tortilla. Esto no es un plato deconstruido.

Trasera de “A propósito de Murphy”.

A propósito de Murphy es una propuesta natural, libre de ataduras, sin pretensiones, porque el ritmo te lo pones tú. Es un manual no al uso que se puede seguir, o no, ya que el autor no pretende sentar cátedra, nada más lejos. Antonio J., un ser de luz, demasiado honesto. Y me reafirmo en esto cuando hago una retrospectiva temporal.

Autor en la presentación de su anterior obra “Manual de parapsicología para jóvenes investigadores”.

Joder, es fantástico y me encanta que mi segundo despertar haya venido de la mano de su pluma, o de su tecla.

Este libro, manual, guía, ofrece algunas herramientas con las que poder desatascar esos atranques provocados por este mundo terrenal con sus velocidades, fracasos, traiciones, duelos y pérdidas. Pero, de todas, la más importante, by the way, es uno mismo. Yo soy mi instrumento y si no es nuestro momento, no hay nada que hacer, por mucho que nos empeñemos. Así que como dice el Sr. Mota “hoy no, mañana…”, pero siempre en el momento justo. A nuestro ritmo, con paciencia y tenacidad.

Porque eso sí, una vez que se arranca, esto es imparable. Es un tsunami de emociones que arranca toda la suciedad, es el KH-7 de los antidepresivos. Abarca casi toda la ayuda posible, desde profesionales médicos y terapeutas, hasta lo que uno puede hacer por sí mismo, incluido el hecho de mirarse el propio ombligo. Un ejercicio que, de hecho, deberíamos realizar varias veces por semana (la periodicidad se la marca cada uno).

Yo soy la luz… de tu bombilla…

Vuelvo a repetir que es un libro sin pretensiones, somos libres de hacer o no, un libro realista que trata la depresión desde el respeto más incondicional. Una enfermedad que en muchísimos casos se padece en silencio. Un silencio que es una losa muy pesada, que no nos deja respirar. Muchos sabemos de qué se trata exactamente.

Un libro honesto, muy sincero. Un libro que te guía a través de la aceptación de aquellos que tengo a mi alrededor. Lo que no implica aguantarlos, ojo. Si alguien me toca mucho las pelotas, puedo discutir, decirle que es un imbécil, de forma respetuosa, o, de otra manera, esperar a que el karma surta efecto. ¡Cuidado con el karma, María!

He tomado nota, Antonio. Tú mismo lo has visto. Creo que me pondré a trabajar. Bueno, de hecho ya he empezado. Porque es el momento, porque lo elijo ahora. Porque me importan un pepino muchas cosas a las que les he estado dedicando demasiado tiempo en mi vida y, ahora, cuento yo, decido yo y trabajo yo. Y porque me da la gana, vamos. Y mi energía ya decidiré yo si quedármela toda o, en todo caso, a quién brindarle un poquito, si me apetece, claro.

Todo funciona a su ritmo, nosotros tenemos el nuestro, la tierra, el universo, las relaciones. Absolutamente todo. Por eso, este era el momento. Como dicen las 4 leyes hindúes:
“La persona que llega es la persona correcta”
, “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”, “En cualquier momento que comience es el momento correcto”, y “Cuando algo termina, termina”.

Por tantos buenos momentos, por los que fueron, los que son, y los que vendrán…

Gracias. V.

Share This:

“Madre anoche en las trincheras” de Francisco Jesús Martín Milán

Madre anoche en las trincheras cuenta la historia de unas cartas. Unas cartas enviadas desde la guerra por dos hermanos dirigidas a una familia que espera. Fran Martín ubica este relato en los terribles años de aquella guerra sin sentido.

Si existe un episodio histórico extenso, trágico e injusto en la España de mediados y finales de los años 30, ese fue sin duda el de la Guerra civil. La gran guerra española, como todas las guerras, fue un tiempo convulso deplorable y lamentable que se cebó con todo lo que se ponía por delante, quebrando familias enteras sin piedad. Absolutamente nadie quedó exento de sus consecuencias (quiero dejarlo claro de antemano).

Madre anoche en las trincheras es el recorrido por las vidas de dos hermanos almerienses, Antonio Miguel y Felipe Corral Martínez naturales de la pedanía Las Casillas de Serón que son reclutados por el Ejército Popular de la República para luchar ante la sublevación militar del 18 de julio de 1936, como casi todos sabemos. Una fecha, por otro lado, imposible de olvidar; los derroteros de la historia así se encargaron de ello.

Antonio y Felipe tienen la mala suerte de no coincidir ni en el tiempo ni en el espacio. Antonio acaba en el levante valenciano y Aragón, y Felipe en Alcalá de Henares. Pero consiguen comunicarse con la familia seronera a través de unas misivas que se han conservado hasta el momento presente. Unas misivas que deciden el cómo, el cuándo y el dónde, para desdicha de una madre. Carmen Martínez Cano sufre el dolor indescriptible de una madre que les dio la vida y que ve como tienen que partir de su lado. No me puedo imaginar cuánto dolor se puede soportar, pero lo que sí se es que esta madre padeció lo indecible.

Carmen Martínez Cano

Esas cartas mantienen a la familia informada y Carmen está tranquila por conocer el estado de sus hijos. Siguen vivos y la llama de la esperanza sigue encendida. Creo que fue en una película en la que uno de los personajes decía que la esperanza es peligrosa para una persona. Yo creo más bien que puede ser la fuerza que nos da aliento para seguir adelante. Máxime en aquellos tiempos.

Dicen que nada sucede por casualidad. Por lo que siendo nuestro autor profesor de en el Instituto de Enseñanza Secundaria Carmen de Burgos en Huércal de Almería en el año 2014, le llegan estas misivas de la mano de una de sus alumnas (pág. 23 del libro). A partir de esas cartas, el autor construye la línea temporal y el entorno histórico, aportando documentos y situándonos en el dónde y en el porqué de los acontecimientos. Y desde mi humilde posición creo que lo hace de una forma profesional e impecable.

Portada del libro

Es el primer trabajo del autor que llega a mis manos y, aunque no soy experta en el tema, nada más lejos, me ha parecido un trabajo de documentación laborioso y muy muy trabajado. Pero repito, no soy entendida. En todo caso el autor sí que lo es. Yo solo opino desde mi humilde posición de lectora. Si bien es cierto que este tema es una cuestión que me produce una cierta inquietud y que me llevó a buscar y leer en su momento otras publicaciones al respecto (Rafael Torres en sus libros “Los esclavos de Franco”, 2002 y “Desaparecidos de la guerra, 1936-?”, 2002. Ver más información en https://es.wikipedia.org/wiki/Rafael_Torres_(periodista) ).

Hacen falta más libros como este porque, de hecho, la geografía española está plagada de historias como esta. Unos libros que nos muestren la historia tal cual, como es, sin adornos, objetiva. Espero sinceramente que Fran Martín siga escribiendo e investigando y nos siga trasladando sus trabajos. Porque las historias han de ser contadas y salir a la luz.

Francisco Jesus Martín Milán

No recuerdo bien el contexto, pero ya lo dije una vez y lo vuelvo a repetir: hay que abrir las ventanas de par en par, para que entre el aire fresco. Porque lo que se cierra mucho tiempo huele, huele a cerrado, a rancio, a olvido, a tristeza y a pobreza de mentes. Nuestra historia es la que es y tenemos que aceptarla, asimilarla, entenderla. Y para ello debemos mirarla con los ojos de la comprensión y la concordia. No me cabe la menor duda que el autor nos brinda con este libro una clase magistral al respecto.

Un libro para aquellos que quieran saber y conocer con datos certeros. Una historia de dos hermanos que se caracterizaron por el respeto y el apego que profesaban hacia su familia. Descansa en paz Carmen.

Gracias Fran, V.

Querida madre, no se como empezar esta carta pero te escribo con mi rostro bañado en lagrimas, caen por la soledad, tristeza, dolor y sufrimiento que vivo día tras día aquí. Lo primero que tengo que decirte es Te Quiero y aunque no lo demuestre con frecuencia, Te quiero con locura, para mi eres la persona más importante, siempre has estado ahí apoyándome y protegiéndome, haces que las cosas malas parezcan buenas, tus consejos están llenos de sabiduría y siempre me has llevado por el buen camino. Ahora ya soy mayor de edad, tengo dieciocho años, puedo afrontar yo solo las cosas… pero la verdad es que no puedo madre… Perdóname, os echo mucho de menos, ¡no quiero estar aquí! Se que desde casa junto a padre y mis hermanos  os sentís orgullos de mi, podéis presumir de tener un hijo en el frente. Lo siento por ser un cobarde madre pero tengo miedo, más del que puedo aguantar. No entiendo esta guerra, no se cual es el bando bueno, no se por que lucho, no entiendo nada de lo que pasa, solo acato ordenes. El incesante sonido de los fusiles se mezclan con los gritos y llantos de la gente torturando mis oídos día y noche, vivo con una melodía continua de ametralladoras y lluvias constantes de bombarderos. Ya ni hablo, ni pienso porque otros lo hacen por mi, solo me hace falta una frase para salir del paso aquí, “a la orden”. Dicen que el amor es suficiente para seguir adelante, que hay que luchar por nuestras familias, demostrar lo que valemos, pero ya no tengo el valor para estar en la batalla, las piernas me tiemblan sin parar, no duermo, me cuesta respirar, lloro a escondidas porque no puedo demostrar lo que siento delante de mis compañeros, se fuerte y lucha me repito constantemente, pero las palabras se pierden en mi mente como las vida la gente que esta a mi alrededor, soy la marioneta de un tirano titiritero. A noche nos lanzaron en paracaídas a una zona nueva de batalla, dicen que somos la mejor compañía jamás vista, la fuerza de los ochos nos llaman. La octava compañía paracaidista, siempre al frente luchando por su patria, por los ideales de un estado, viviendo el conflicto con lealtad y valor. Somos soldados valerosos, abrimos brechas en las filas enemigas, causamos bajas en ellos como si fueran animales y no tenemos remordimientos, pero todo es mentira pura  mentira, solo fachada, una apariencia; los rostros de la gente demuestran lo contrario, sus caras se han tronado sombrías y pálidas, muestran el temor, horror y desamparo que se vive aquí, pero como nos repiten una y otra vez,  “¡soldados o ellos o ustedes!” Madre para lo que realmente te escribo es para contarte lo que me ocurrió anoche. Me encontraba en el campo de batalla resguardándome del fuego cruzado y la metralla. Como siempre acataba ordenes, teníamos que superar una cota para llegar hasta un punto estratégico que nos serviría de base, para ello era necesario abatir al contrario con toda nuestra fuerza, no escatimamos en munición, ni violencia… Madre anoche en las trincheras vía al enemigo correr hacia mi, le apunte con mi fusil y sin darle tiempo a reaccionar  le dispare; algo raro paso en ese momento, ya había matado a más gente antes pero en aquel chicho había algo distinto, una luz ilumino su rostro, la cara del enemigo al que asesinaba… madre era mi amigo José, mi compañero de la escuela, nuestro vecino, el hijo de Francisca, mi mejor amigo, con quien tanto yo jugué a soldados y a trincheras. Madre ahora el juego es verdad, no hay risas, solo oscuridad y llantos, no volveremos a jugar jamás, ¡lo están enterrando! Lo siento muchísimo, te pido perdón madre pero ya no aguanto mas aquí, me quiero morir, estoy harto de esta guerra, ¡no se dan cuenta que no va a ganar nadie joder! Tal vez te vuelva a escribir, pero la próxima que lo haga será desde el cielo, donde encontrare a José y jugaremos de nuevo. Madre ten por seguro que si mi sangre fuera tinta y mi corazón tintero, con la sangre de mi venas, te escribiría un “TE QUIERO”.


(Soldado desconocido)

Share This:

“La reina descalza” de Ildefonso Falcones.

La reina descalza trata de una historia de enfrentamientos, amor, superación y amistad. El empeño por exterminar una raza vista desde las entrañas de unas familias de Triana, Sevilla.

Aunque no es el primer libro del Sr. Falcones que leo, sí que es el primero que comento; y tengo que confesar que me daba un poco de respeto hacerlo pensando que no estaría a la altura de este “monstruo” de las letras. Porque yo me pregunto, ¿quién soy yo para hablar de este libro? Pues simple y llanamente una lectora que ha disfrutado con premeditación y alevosía. Desesperada porque quería que la noche llegara lo antes posible para imbuirme entre sus páginas, La reina me esperaba pacientemente.

Portada de la novela “la reina descalza”

Una novela con trasfondo histórico, en la España del siglo XVIII, cuenta como, en el tiempo en que Zenón de Somodevilla y Bengoechea fue nombrado I Marqués de la Ensenada por Felipe V en 1736 y por recomendación del que sería más adelante Carlos III, se empeñó en exterminar a los gitanos españoles a los que consideraba “una raza malvada” y planeó eliminarlos el 30 de julio de 1749. El Marqués de la Ensenada era famoso por sus habilidades políticas y militares y, por ser un mecenas cultural. Pero también, era famoso por las fiestas cortesanas que celebraba en las que solía rodearse de los invitados más selectos de Madrid. De ese modo se aseguraba el favor de los reyes. En este contexto político, histórico y socio-cultural de la época nos encontramos con el relato de Caridad, una cubana esclava que consigue ser libre de las manos de su propio amo moribundo. Caridad llega a Sevilla donde conoce a Melchor. Pero sufre múltiples atrocidades que moldean su carácter y la forma de afrontar la vida y su cantar.

Melchor es un personaje singular y el abuelo de la familia Vega, unos trianeros que viven en el callejón de San Miguel. Melchor es un hombre hecho a su manera que, también, ha padecido muchos males y que desaparece para no volver en mucho tiempo. Él sabe por qué lo hace. La familia Vega es enemiga acérrima de la familia García y este odio marcará el compás de este relato.

La pequeña de los Vega, Milagros, conoce a Caridad de la mano de su abuelo Melchor y la acoge con cariño. No tanto los vecinos del callejón y sus padres, Ana Vega y José Carmona que la desprecian y no entienden el porqué el abuelo está con una mujer a la que llaman ” la negra”. Milagros está enamorada de un García, pero los Vega quieren casarla con otro hombre. Milagros es rebelde, joven y bella, y rebosa vida por los poros. La muerte de un miembro importante será el principio de muchas desgracias y Milagros terminará por ser acogida por María la curandera. La curandera introduce a Milagros en el mundo de la medicina natural y le enseña a identificar las plantas y sus propiedades. Tras un tiempo, Milagros se casará por amor con el pequeño de los García.

Ildefonso Falcones, autor de La reina descalza*

Como toda cultura, la gitana no está exenta de las características sociales de la época (algunas aún vigentes). La mujer está sometida al hombre y el matrimonio es un contrato que pasa por el ritual de verificación de virginidad de la novia. Asimismo, el festejo dura tres días. Los novios son levantados en volandas y las familias suelen endeudarse casi de por vida. Milagros se casa muy enamorada con el amor de su vida, su amor platónico. Pero no tardará en descubrir que todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Su futuro será muy distinto y el destino la convertirá en la famosa artista “La descalza”. Será deseada por todos los hombres de la comarca y se alzará como un icono de la belleza más que por su talento de artista. Caridad ya no está para aconsejarla porque el destino y la mala fortuna las vuelve a separar una y otra vez.

Una historia de dolor, de amor, de enfrentamientos y de desengaños que nos transporta al siglo XVIII con una nitidez tan palpable que a veces se respira, se huele. Trasladar la idea que merece la pena hacer este viaje histórico de nada sirve si no abrimos libros que como este, nos haga viajar hacia mundos infinitos. Una lectura que fue más que una simple lectura donde el hecho de leer se convirtió en un experimento de los sentidos; poder cristalizar el entorno físico, visualizar a Caridad, Milagros, Melchor y María, sufrir el dolor desgarrador de sus actores y llorar de alegría con su felicidad. Un trozo de historia que me era algo desconocido y que necesitaba saber. Afortunadamente tenemos una historia “sin sesgar” jugosa, variada y bella de la que podemos beneficiarnos todos, porque es la que es. Una España multicultural, hermosa y de color. Como decía Lole y Manuel en “Todo es de color”:

Señor de los espacios infinitos
tu que tienes la paz entre las manos
derrámala Señor te lo suplico
y enséñales a amar a mis hermanos*

Gracias. V.

Share This:

Pongamos que hablo de Jesús de Óscar Fábrega.

Antes de empezar a comentar este libro quiero dedicarte unas palabras a ti, Óscar. De entrada pedirte mis más sinceras disculpas por haber tardado tanto, pero este ha sido, y es, un año complicado en el terreno personal y aún sigo algo descolocada. En segundo lugar, agradecerte a ti, individuo de dudosa estampa, el maravilloso gesto que tuviste conmigo. De todas las personas y/o autores, tenías que ser precisamente tú, el que tuviera este gran detalle, pero de los de verdad.  No voy a entrar en más particularidades, esto se queda entre tú y yo. Reiterarte mi agradecimiento.

Óscar Fábrega Calahorro

Este libro es el tercero del autor que cae en mis manos. Siempre ha sido un tema que me ha interesado bastante y que no había tenido la oportunidad de materializar, al menos de forma tan directa. Ya que en otras ocasiones he leído otras obras que trataban esto de una forma más dudosa e indirecta. Como siempre mis ratos de lectura quedan relegados a mis ahora invernales y frías noches asiáticas, que lo son y mucho. Para ir entrando en materia decir que aún sigo con los ojos abiertos como platos. Ha sido un espectáculo de datos históricos y vamos, como diría Mariano “Como Dios manda”.

Portada libro

Que yo diga que esta obra de investigación es muy buena, pues tampoco sería algo del otro mundo. Todo aquel que la haya leído, lo sabe, ya sea de una opinión o de otra. Porque para leer un libro así hay que despojarse de prejuicios e ideas preconcebidas. De lo contrario, caeremos en los mismos errores de aquellos que piensan que son “otros” los que se equivocan.

Me encanta complacer mi necesidad de saber cosas, o “cosicas” como dice el autor. Entre otros motivos porque su sentido de la objetividad es el que tiene que ser. Y esto, así, es muy fácil escribirlo, pero ser objetivo como tal, no lo es. No amigos, y el que diga que lo es, es un pecador (bueno habrá quien lo sea). De hecho, muchos nos vanagloriamos de serlo (yo incluida en el pack) y queda muy interesante decirlo, pero no. Siempre queda ese substrato que nos tira hacia una postura más que a otra. De hecho lo vemos todos los días en las RRSS. Distinto es cuando alguien quiere imponer su opinión, entonces faltamos a la consideración y deferencia de otros. Al respeto, vamos. Y estas son las dos palabras que rigen el trabajo de un historiador, objetividad y respeto, además, por supuesto, de profesionalidad y esfuerzo. Escribir un ensayo sobre la vida de Jesús es un trabajo del que no puedo imaginar todo lo que habrá invertido su autor. Quiero dejar esto claro, porque me consta que este libro, ya tiene detractores. Espero que lo hayan leído, como mínimo…

Pero, ¿Jesús existió? Y si existió, ¿fue ese señor del que cuentan que hacía milagros? La sábana ¿es santa?, ¿resucitó de entre los muertos? María Magdalena ¿era su novia? La virgen María ¿era pura y está en cuerpo y alma en el cielo?

Es ciertamente turbador que escritores e historiadores de la época en la que se supone que vivió Jesús, ni siquiera le mencionen. ¿Plutarco y Séneca no le conocían?, ¿no sabían de él? Así lo deja patente el autor. Y yo lo creo, también. Más aún, cuando parece estar demostrado que no sólo se rellenaron huecos en el Nuevo testamento, sino que se utilizaron fragmentos del Antiguo testamento, en el que ya se vaticinaba la llegada de un mesías.

Luego está la controversia de quiénes fueron sus padres y de la castidad y pureza de ellos, o no. Si María, la madre de Jesús nació con el pecado original (como todos los demás mortales) o no. Y así, en el Concilio de Letrán se establece por dogma la virginidad perpetua de esta señora y asunto arreglado, como dice el autor.

Como todo lo acontecido en la fabricación de la biblia, el hecho que los evangelios no casen unos con otros, diría mucho de la credibilidad de la misma. Como mínimo, sería para hacerse preguntas. Que unos relaten la pasión de Cristo o la resurrección y, por otro lado, otros ni lo mencionen, cuando menos es extraño. Que no se pongan de acuerdo en quiénes fueron algunos actores, pues también dice otro poco.

Luego están esos elementos llamados reliquias. Todo el mundo tiene la suya, incluido el Santo Prepucio (y la señora que se casó místicamente con Jesús y lo que  hacía con este prepucio…) y los Santos pañales (usados, eso sí, que si no, la cosa no funciona). Del mismo modo, Jesús, también estuvo en todos los países como Inglaterra, Egipto, India, Japón. Y todo con un cierto sentido lucrativo, además de religioso, claro…

Ahora llega la navidad, que es una fiesta cristina, y casi todos lo celebramos, yo incluida, por supuesto (aunque más que celebrar la fiesta cristiana, sólo celebro la fiesta, dejémoslo  así). Pero es que ni en esto se pusieron de acuerdo. Según Lucas, ni Reyes magos ni estrella de Belén. Como tampoco que nadie se haga eco sobre algo más de 20 años de la vida de Jesús (desde el regreso a Nazaret hasta su bautismo). Pues estamos apañados…

Demasiados huecos en blanco como para no hacerse preguntas. Demasiadas historias que no concuerdan dentro del marco histórico. Son demasiados descuadres que yo tampoco quiero aquí contar. Para eso está el libro, compradlo. También se puede consultar la biblia, ¿quién no tiene una en casa?, o los evangelios apócrifos (algo se puede encontrar en internet), el Libro de Urantia (está en internet, pero os sugiero que dispongáis de tiempo, y mucho…) o los Registros akásicos (también se puede encontrar algo en internet). Pero también, por respeto a la investigación, tampoco se elimina la posibilidad de la existencia de un Jesús histórico, aunque no haya pruebas fidedignas.

Pongamos que hablo de Jesús, es un libro claro y asequible en su lectura. Con un trabajo de análisis impecable y comprobado implicándose en la materia desde el respeto (vuelvo a repetir), y asumiendo las consecuencias con naturalidad. Tanta que el autor se toma licencias del estilo “y asunto arreglado” o “con un par”. Así que estas noches también, han sido divertidas.

Por todo esto, es necesario un pensamiento crítico constructivo de este calibre, que camine entre nosotros día a día. Porque se nos está yendo la cabeza por derroteros muy oscuros. Y si no nos cuestionamos todo en esta vida, seguiremos presos del mito de la caverna.

Gracias, V.

  • Imágenes extraídas de la web: oscarfabrega.com  con expresa autorización del autor.
  • Para más información http://oscarfabrega.com/.

 

 

Share This: