Anna Karenina, León Tolstói

Una historia de inmolación y abnegación. Una mujer que, simplemente, ama con todo su ser.

Cuando el sacrificio se convierte en el sentido de una vida. Un amor apasionado, casi enfermizo, que nubla el sentido de una realidad impostada, desde la perspectiva de una sociedad tradicionalista- que ahoga la atmósfera vital.

Anna…

Portada de la novela

Hablar de Anna Karenina significa, necesariamente para muy bien, hablar de que esta obra sería imposible de no tener en cuenta como fondo de escritorio. Un perfecto aval sobre el que documentarse cuando hablamos de contextos históricos determinados o de relaciones sociales. Pero, es la parada perfecta sobre la que volver, una y otra vez, cuando necesitamos saber de cierta humanidad «imperfecta» y femenina, algo muy denostado a lo largo de los tiempos.Anna Karenina nos muestra la historia de un sacrificio, en toda la amplitud de la palabra. No es baladí que, mientras me documentaba un poco para no caer en la tentación de omitir datos fehacientes, me topé con la siguiente definición de la novela que me ocupa, «(…) una novela sobre el adulterio (…)».

Primera edición de la novela

Este encasillamiento me resulta personalmente doloroso y terriblemente injusto porque me retrotrae a tiempos sombríos, pero luego me flagelo con una buena dosis de autocrítica. Y es que como ya he mencionado en alguna ocasión, es aconsejable relativizar los contextos históricos porque los prejuicios pueden desenfocar la temática original.

León Tolstói parió esta novela en la segunda mitad del siglo XIX que se publicó por entregas, inicialmente, y más tarde ya en dos volúmenes. Es importante reseñar el contexto histórico porque Rusia estaba experimentando cambios que apuntaban a una sociedad más liberal – o, al menos, eso pretendían. Ya se sabe que moldear una sociedad conservadora hacia otra aperturista es un camino harto laborioso.

El argumento es de sobra conocido: Anna está casada con un hombre -20 años mayor que ella- en un matrimonio que se construye desde la mentira que aporta la conveniencia. Anna se enamora perdidamente de un joven oficial militar, Vronsky, por el que lo abandona todo, rompiendo los cánones establecidos de la férrea sociedad burguesa.

Cuando Anna se queda embarazada, las cosas se complican y confiesa el amor que siente por Vronsky, a su marido. Éste se niega a concederle el divorcio y surgen las inseguridades, los miedos y la desconfianza desde Anna hacia su amante. Anna termina dejándose la vida en unas vías de tren, tras discutir con Vronsky, e incapaz de lidiar con la brutal presión que le viene por todos los flancos.

A la par de esta historia, conocemos los devenires de Levin -una suerte de alter ego del propio autor- y Kitty. Una pareja que evoluciona desde la negativa de Kitty hacia Levin -recordemos que Kitty aspiraba a ser la prometida de Wronsky, pero un cruce de miradas en una estación de tren lo trastocó todo-, hasta alcanzar la maduración de un matrimonio -construido sobre la base del amor, la confianza y la fe cristiana.

Tolstói en su vejez
Tolstoi en su juventud

Esa mirada representa, probablemente, la piedra angular de este relato. Y es que en una época donde había que guardar las formas -de entrada- un gesto o una mirada podían determinar más de una decisión. No obstante, algo sutil, se vuelve más obvio y pragmático. Anna decidida a luchar contra lo establecido, lo deja todo por amor, lo sacrifica todo.

Entonces, aquí está, la segunda vuelta de tuerca, el sacrificio. Según la acepción número 7 de la Rae, «sacrificio sería el acto de abnegación inspirado por la vehemencia del amor». Y yo me pregunto, ¿hay amor sin vehemencia? ¿sin abnegación? Siempre desde mi punto de vista, estrictamente personal, o casi siempre, opino que el amor en la entrega sin condiciones, desinteresadamente. Porque de lo contrario, hablaríamos de otra cosa, no de amor.

Y esto me lleva a la cuestión de cómo se establecían ciertas uniones. Una suerte de matrimonios concertados que, por otro lado, eran algo muy habitual. Estamos hablando de la Rusia de finales del siglo XIX en la que una pugna, entre el conservadurismo arraigado y un liberalismo incipiente, se viene instaurando a lo largo del tiempo. Éste segundo intenta abrirse paso porque es inevitable, hablamos del progreso en sí mismo, algo que abarca no solo el aspecto económico, sino el cultural y social.

Evidentemente, estos emparejamientos, cojean a priori cuando una de las patas es más corta. Que se trate de un novela ambientada en la clase burguesa, no le exime de la brecha de género, que la había. Pero, además, esta brecha de género se entremezcla con el concepto de la familia. De hecho, el libro gira en torno a la familia nuclear con los ejemplos entre Anna y Karenin -unión de conveniencia-, el matrimonio entre Stiva, hermano de Anna, y Dolly -matrimonio en crisis debido a la infidelidad del marido-, y la relación entre Kitty y Levin -matrimonio que gana la batalla de las vanidades y, por decirlo de alguna manera, acaba triunfando.

Hay expresiones que, detesto profundamente, me vienen a la cabeza como, De toda la vida se ha hecho esto o lo otro, Siempre se ha aguantado o La mujer tenía que soportar/tolerar porque era lo que tocaba. Estas sentencias resumen la gran desigualdad que ha existido entre géneros -que, por desgracia, aún existe. Sin ir más lejos, son expresiones que aún son usadas por perfiles determinados -es tremendamente fácil identificarlos. Para concretar más, en esta misma disertación existen dos conceptos, adulterio versus infidelidad. Esta misma diferenciación, entre un término claramente ofensivo y otro más leve, casi frívolo, nos dice muchísimo de un mismo acto.

Se planteaba el concepto de adulterio cuando se señalaba a la mujer y el de infidelidad cuando era referido al hombre. Obviamente, el primero tenía connotaciones legales cuando el segundo era más como un hábito permitido en los corrillos sociales. Por eso es muy reseñable el hecho que la trama esté protagonizada por una mujer que lo sacrifica todo, la familia y la posición social por amor, porque ella es, definitivamente, una mujer que ama con todo su ser.

Pero Anna no solo es la mujer que ama, es una mujer que tiene inquietudes, con librepensamiento, que no encaja en el perfil de mujer florero. Posee una personalidad arrolladora que para nada combina con la expresión «Detrás de un hombre hay una gran mujer», sino que se sale de ella copando los primeros planos. Es una mujer empoderada, fuerte, decidida y es toda esa seguridad la que desata la férrea oposición de los círculos de su entorno.

Finalmente, Anna se rompe y su seguridad se quiebra. Su castillo se desmorona por la negativa del marido a concederle el divorcio, por el rechazo despiadado de su entorno social y por el incipiente cambio de comportamiento de su amado.

El hecho que el autor hable de la temática que trata en esta obra es, en sí mimo, un acto revolucionario. Hablamos que Tolstói nos ofrece el relato de un matrimonio de conveniencia, dónde existía una extraordinaria diferencia de edad entre el hombre, y la mujer. Nos cuenta que el sostén de ese matrimonio no se basa en amor, sino en algo artificial consentido por la costumbre. Dónde vemos como la aventura con otro hombre deriva en un brutal rechazo social y, finalmente, el suicidio de Anna.

A Anna podríamos ponerle varios rostros y la gran pantalla ha condicionado mucho esta cuestión. Pero yo me voy a quedar con unos pocos. Juzguen ustedes mismos.

Greta Garbo vs Anna
Jaqueline Bisset vs Anna

Keira Knightley vs Anna

Sobra decir que ésta obra, y su dimensión, lo es por mérito propio, aunque haya pasajes que se hagan intensos. Y es que, a veces, las buenas historias requieren de cierta densidad para poder describir su magnitud.

Finalmente, no me gustaría marcharme sin dejar constancia de algo que mencioné al principio del post, lo tremendamente injusto que me parece el término adulterio. Porque resulta malsonante, porque hace que la culpa recaiga completamente sobre las espaldas de la mujer como un yugo escarlata que emite un sonido escalofriante, repelente y odioso. La historia está plagada de relatos donde la mujer es maltratada desde todos los flancos, porque así era entonces, máxime siendo una mujer así de empoderada. Y en este presente que a mí me ha tocado vivir, aún, queda mucho por hacer.

No nos conformamos con una parte, lo queremos todo.

Gracias, V.

Imágenes:

  • Imagen de la portada de una de las ediciones extraída de albaeditorial.es.
  • Foto primera edición extraída de Wikipedia.
  • Foto del autor de joven extraída del perfil Graf.Leo.Tolstoy de Facebook.
  • Imagen del autor en su vejez (imagen, probablemente coloreada) extraída de Wikipedia.
  • Foto de Greta Garbo extraída de misiglo.es.
  • Foto de Jaqueline Bisset extraída de moviesanywhere.com.
  • Imagen de Keira Knightley extraída de uncuyo.edu.ar.

Share This:

La historia de tu vida, Ted Chiang

La historia de tu vida comprende 8 relatos que, narrados bajo el paraguas de la ciencia-ficción, describe una suerte de crónicas que incitan al lector a tejer una red de compresión mística y científica en un verdadero ejercicio mental de entendimiento.

Notas iniciales

Siendo, como soy, una lectora normal, de a pie, tirando a una cierta simplicidad e ignorancia, (que no mediocridad, no me da vergüenza admitirlo), reconozco que esta obra me ha supuesto un desafío, por lo que se refiere a la compresión de ciertos conceptos y planteamientos. ¿Para qué vamos a ostentar lo que no se es, siendo lo que se es como una verdad que nos hace realmente libres?

Una historia que refleja esto que digo se puede encontrar en las Analectas1 de Confucio que cuenta cómo Confucio no había visto nunca el mar. El cuento, más resumido que el original, sería algo así…

«En un caluroso día de verano, Confucio escuchó un ruido mientras iba en carro de viaje. Creyendo que era debido a una tormenta eléctrica en la montaña, pidió detenerse. Uno de los estudiantes que lo acompañaban dijo que este el sonido era el de las olas golpeando las rocas de la orilla al otro lado de la montaña. Confucio, con curiosidad, pidió ir a ver el mar, ya que nunca lo había visto.

Después de un rato, Confucio sintió sed, y en este momento, un pescador le ofreció agua limpia. Después de beber, Confucio dijo que el agua de mar le sabía deliciosa a lo que el pescador, sonriendo, dijo que el agua del mar era salada y amarga, dando a entender que era ignorante al no saberlo. El discípulo de Confucio recriminó al pescador por no saber quién era el famoso Confucio. Éste lo escuchó y, sintiéndose muy avergonzado, tras meditar un rato, dijo sinceramente a sus discípulos, que no debemos fingir entender. Si no sabemos algo, simplemente, no lo sabemos».

Antes de hablar de la novela en sí, quiero pararme un poco en un par de datos biográficos del autor. Ted Chiang, hijo de emigrantes chinos y estadounidense de nacimiento, estudió ciencias de la informática. Actualmente se dedica a escribir novelas de ciencia-ficción y manuales técnicos de software. Ha recibido varios premios por sus relatos como el Nébula2, Theodore Sturgeon Memorial3, Hugo4, BSFA5, Locus6 y Astounding7 entre otros. Después de saber ciertos detalles, me expliqué el porqué de algunas interpretaciones tan precisas y concretas.

Pero, claro, eso no lo es todo. Se tiene que tener ese «duende», esa inquietud que es la que te lleva a escribir cosas por los rincones. En algún sitio leí que se tiene madera de escritor por varias razones, una de ellas por acumular libretas por toda la casa con cosas varias escritas. ¿Eres tú una de esas personas?

Autor: Ted Chiang

El contenido

La Historia de tu Vida comprende 8 relatos: La Torre de Babilonia, Comprende, Dividido entre 0, Setenta y dos letras, La evolución de la Ciencia Humana, El Infierno es la ausencia de Dios, La Historia de tu Vida y ¿Te gusta lo que Ves?

La Torre de Babilonia nos traslada el relato de la construcción de una gran torre en Mesopotamia. Convertida en una ciudad en sí misma, cuyo propósito, llegar al mismo cielo, termina por establecer una conexión mística con la bóveda celeste, regalándonos un final extraordinario y espiritual.

En la gesta Comprende, conocemos a dos personas que llegan a ser tan inteligentes que se establece una suerte de competición entre ellos, rozando tintes de pugna entre dioses.

Dividido entre 0 nos cuenta que podemos dudar de la exactitud de las matemáticas y que, de hecho, se puede poner en tela de juicio algo tan preciso e inflexible.

La narración de Setenta y dos letras nos sumerge en un relato que ilustra como entre cábala y gólems se puede establecer una relación, perfectamente científica, que derive en un ser claramente autónomo y autosuficiente.

En La Evolución de la Ciencia Humana vemos como la propia ciencia queda relegada a simples hechos, puntuales y anecdóticos en un mundo de una suerte de metahumanos.

Vivir en una sociedad donde el odio a Dios es posible, y sucede de facto, en El Infierno es la Ausencia de Dios. Un mundo donde la existencia de Dios es real y sus ángeles son estrellas mediáticas.

¿Pueden los extraterrestres enseñar a la humanidad un lenguaje semasiográfico que desarrolle sus conciencias de forma atemporal?

Si tuvieras la opción de ignorar los cánones estéticos mediante una programación, ¿te dejarías programar? Tu persona se desarrollará académicamente sin obstáculos ni distracciones. Pero, ¿sacrificarías el disfrute del sentido de la propia belleza? Es para pensarlo.

Referencias e impresiones

Portada

Como saben, la película «La llegada» es una adaptación de La historia de tu vida, dirigida por Dennis Villeneuve. Confieso que vi la película antes de leerme la novela (la he visto varias veces, de hecho). Eso suele pasar. Y no he sentido la sensación que haya perdido valor el relato original, tanto es así que le añade más chicha, más sustancia que estudiar. Tampoco suelo ser yo de esas personas que se rasgan las vestiduras con las adaptaciones al cine de libros (por supuesto, hay excepciones sangrantes, pero es culpa del/la director/a). Para eso, ya están «esas personas». Como esas otras personas que no beben café y te miran raro porque tú te lo inyectarías en vena. ¿Nunca os han preguntado cuántos cafés tomáis al día?

Imagen de «La llegada».

Son muchas las cuestiones para pensar y debatir. Por ejemplo, se me ocurre en este momento el hecho de la longitud de los relatos. Si fuesen más extensos, igual nos explotaría la cabeza. Y, aún así, ha dado para llevar al cine uno de ellos. Como dije al principio, esta lectura requiere un ejercicio de comprensión que va más allá de resolver una sencilla ecuación, cuya ejecución es muy concreta. Para este ejercicio no basta un proceso específico, hay que echar mano de imaginación y otro poco de abstracción. Para conectarse con la lectura tenemos que valernos de una suerte de misticismo llámese filosófico y/o pagano si me dejan. Y a eso le añadimos un poco de argamasa científica, perfectamente estructurada. Algo que, por otra parte, evoca los relatos de Asimov.

Por supuesto, me quedo corta. Pero eso no quita que en algunos pasajes sintiera cierto tedio. Aunque luego, cuando lo piensas, llegas a la conclusión que merece la pena ralentizar el time line si bien la dicha es buena y si te arrimas a un buen libro, buen argumento te cobija. En fin, que me lío con el refranero y yo no soy muy buena con los refranes y las citas. Para eso ya están los que, de verdad, sabían lo que decían…

«Necesitamos libros que nos afecten como un desastre, que nos entristezcan profundamente, como la muerte de alguien a quien queríamos más que a nosotros mismos, como ser desterrados a un bosque alejado de todo, como un suicidio. Un libro debe ser como el hacha que rompe el mar helado que habita dentro de nosotros. Eso es lo que creo». 

Franz Kafka

Ya poco me queda añadir, salvo el hecho de que somos seres maravillosos (menos los que no toman café) y cómo decía Carl Sagan «Somos polvo de estrellas». Aprovechemos ésta, nuestra existencia terrenal, porque hemos sido tocados por una suerte de varita de un ser superior llamado evolución, que pensó que merecía la pena probar. Pues probemos…

V.

Notas:

  1. Analectas de Confucio: En chino Lún Yŭ «discusión sobre el significado de las palabras», son una serie de charlas que Confucio dio a sus discípulos, y las discusiones que mantuvieron entre ellos.
  2. Premio Nébula de Novela: Se otorga anualmente, desde 1965, por la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de América (SFWA) a la mejor novela publicada el año anterior al del fallo del jurado. El premio es una estatuilla conmemorativa.
  3. Theodore Sturgeon Memorial: Otorgado por el Centro para el Estudio de la Ciencia Ficción de la Universidad de Kansas al relato de ciencia-ficción publicado en el año anterior. Nombrado así en homenaje a a Theodore Sturgeon (autor de la Edad de Oro de la ciencia-ficción). El primer premio fue establecido en 1987 .
  4. Premios Hugo:  Galardones otorgados anualmente a las mejores obras de ciencia-ficción/fantasía publicadas el año anterior. Nombrados así por el fundador de la revista Amazing Stories e inventor del término ciencia ficción, Hugo Gernsback. 
  5. Premios BSFA son premios anuales con origen en 1970 por la Asociación Británica de Ciencia Ficción para premiar obras en este género.
  6. Premios Locus: Premios otorgados cada año, desde 1971, por la revista estadounidense Locus Magazine a aquellas obras destacadas de ciencia ficción, fantásticas y de terror.
  7. Astounding: Premio al mejor escritor novel de ciencia ficción o fantasía. Desde 1973, es otorgado por el comité de la Sociedad mundial de ciencia ficción en la ceremonia Worldcon.

Fuentes de imágenes:

  • Ted Chiang: Boyle, A. (2020, November 8). Science-fiction master Ted Chiang explores the rights and wrongs of AI. GeekWire. https://www.geekwire.com/2020/sci-fi-master-ted-chiang-explores-rights-wrongs-artificial-intelligence/
  • La Historia de tu vida (portada): Noragueda, C. (2016, November 25). El estupendo libro de relatos que hay tras “La llegada.” Hipertextual. https://hipertextual.com/2016/11/la-historia-de-tu-vida-ted-chiang
  • La llegada: Literatura, C. y. (2022, May 18). [Crítica] “La llegada”: La luz del lenguaje en la noche de los tiempos. Cine y Literatura. https://www.cineyliteratura.cl/critica-la-llegada-la-luz-del-lenguaje-en-la-noche-de-los-tiempos/
  • Imagen destacada: Ted Chiang – La historia de tu vida. (n.d.). Resibooks.com. Retrieved January 3, 2023, from https://www.resibooks.com/2020/05/ted-chiang-la-historia-de-tu-vida.html

Share This:

Persuasión, Jane Austen

Una vez soñé una de esas historias de amor, de esas de las que se dicen que son las más bonitas y que jamás han sido contadas. Entonces desperté y recordé que yo era la protagonista de una de ellas…

Persuasión es una historia de segundas oportunidades. Es una historia que trata de segundas partes forzadas por la imposición elitista y familiar de la época georgiana. Es una historia hermosa donde las haya, en la que el amor despliega la lealtad y la calma, como mejores versiones de la virtud de la paciencia en su máxima expresión.

Jane Austen

Persuasión fue publicada en el año 1818 de forma póstuma, al ser el último libro que la autora escribió antes de fallecer en 1817. Nacida en Hampshire en 1775, Jane Austen refleja a la perfección las relaciones sociales, la cultura y la educación, no solo en sentido general, sino de la mujer en la Inglaterra de los siglos XVIII y XIX.

Siendo una novela que algunos consideran como conservadora y llena de tópicos, en un momento en el que la producción del género de la novela aumentaba de forma exponencial, no deja de ser una manifestación artística de una de las autoras que rompieron barreras como tantas otras de la época con su estilo propio repleto de ironías. Podría tratar este tema más adelante, porque es harto interesante. No estoy segura, pero creo que podría estudiarlo.

Y adentrándonos en la historia en sí, la autora nos habla del devenir de la familia Elliot en la que Anne, la mediana de tres hermanas, está en la posición de la más sensata por derecho propio. Por su parte, Sr Walter Elliot, el padre, encarna al actor vanidoso y con aires de grandeza que no ve con buenos ojos que la más responsable de sus hijas se case con un joven militar de futuro incierto. Para él, no solo la posición y el prestigio son esenciales, sino el porte y la belleza. Es por eso que su empeño por romper esa relación le lleva a él y amigos de la familia a convencerla para rechazar la propuesta de matrimonio.

Cubierta del libro-Ed. Debolsillo.

Anne no se toma esto como una afrenta insalvable, sino que continúa con su vida adaptándose al momento y valorando cada instante. Es una persona curiosa por naturaleza y tiene considerables inquietudes culturales, adora la lectura por encima de una vida superflua. Es experta, sobre todo, en conciliar y apaciguar ambientes enrarecidos, para lo que es solicitada en más de una ocasión.

El destino caprichoso quiere que el pasado vuelva a ella con una fuerza solapada que grita en la lejanía y que crece conforme avanzamos en la historia. Es el albur que late lentamente y va madurando y vive. Así es como se gestan algunas grandes historias de amor, pausadamente, en silencio, pero sin perder la conexión emocional que une dos almas de forma atemporal. Un suerte de «hilo rojo» que establece la conexión entre dos personas que nacieron para amarse de forma incondicional.

«Si hay una facultad de nuestra naturaleza que puede considerarse maravillosa, es la memoria«.

Jane Austen

En el camino a la felicidad, Anne vive varias experiencias que la moldean como lo que ella es en su verdadera esencia. No representa los valores de su familia, porque ella tiene los suyos propios, siendo una rara avis que hace estela cuando pasa. Como decía mi padre «Hace raya» o «Es finica» (sus cosas).

Yo tengo mi propia historia de segundas oportunidades, por eso no me puedo sentir más identificada con esta novela. Ante aquellos agoreros «semi-profesionales» que van de psicólogos «modernos» que decían que segundas partes nunca fueron buenas (mi amiga Silvina sabe quiénes son), decirles que ya lo contó una tal Jane Austen. Una autora que no tenía fama de ser simple, precisamente. Yo, también, tuve que ir contra corriente en un momento de mi vida, porque nadie quería que ocupara mi lugar y no me refiero al lugar de Anne. Anne tenía el suyo, fue Frederick Wentworth quien tuvo que recuperar aquello por lo que fue repudiado, como una servidora.

En fin, sea como fuere, todas las personas tienen que poder tener el derecho a tener una segunda oportunidad. Y todas las personas tienen que poder tener el derecho a construir su propia historia de amor. Porque el amor es necesario, da sentido a la vida misma.

«Conoce tu propia felicidad. No desea nada más que paciencia, o darle un nombre más fascinante, llámalo esperanza».

Jane Austen

Una novela imprescindible, como muchas de la época. Por eso, seguiremos en la brecha.

V.

  • Imagen de Jane Austen extraída de https://www.austenheritage.com/.
  • Imagen del libro extraída de https://www.amazon.com/.
  • Citas extraídas de https://www.europapress.es/ y https://www.psicoactiva.com/.
  • Imagen destacada extraída de https://www.britain-magazine.com/features/a-tour-of-jane-austens-hampshire/.

Share This:

La metamorfosis de Franz Kafka.

La transformación en un insecto como metáfora de la angustia, deshumanización y pérdida de identidad.

Gregorio Samsa, que trabaja muy duro como comercial de telas, se levanta una mañana con la sensación de haber tenido un mal sueño. El hecho de tener que mantener a toda su familia le sobrevuela amenazante como una espada de Damocles. Esa mañana descubre horrorizado que se ha transformado en un insecto, una especie de escarabajo, cucaracha o algo similar.

Portada

Una persona normal, se hubiera tirado al vacío desde la ventana. Al fin y al cabo, lo que Gregorio está viviendo es un fenómeno extraordinario e inexplicable. Pero, paradójicamente, el desasosiego que siente se convierte en el combustible que alimenta y gira en torno a la ansiedad que le produce no ir al trabajo. Por eso, intenta acostumbrarse a su nueva morfología sin dejar de perder de vista la delicada situación económica familiar.

Durante la transformación de Gregorio, incomprendida por su entorno, a excepción de su hermana, experimenta episodios como el de la visita del gerente. Éste se persona en casa para interesarse por su falta de asistencia al trabajo. Pero nada más lejos de ser por motivo de preocupación, Gregorio escucha como el gerente intercambia ciertas palabras desagradables con la familia, en la que no sale muy bien parado.

El señor Samsa le reprocha, visiblemente enfadado, el desinterés por no ir al trabajo. Es por lo que ante la situación económica, la familia decide alquilar una habitación y apartan y mantienen en secreto a Gregorio en su cuarto.

Gregorio está desesperado porque no solo mantiene a la familia, sino que ayuda a pagar las deudas por la quiebra de un antiguo negocio del padre, por lo que no entiende que le hagan eso.

Una noche, mientras Grete toca el violín para amenizar la noche a los inquilinos, Gregorio sale de la habitación para escucharla, espantando a los comensales que se marchan sin pagar la estancia.

A partir de este hecho, Gregorio, incomprendido, se aísla definitivamente en su habitación y la angustia le lleva a dejar de comer y beber. Su hermana, que es la única que le había estado atendiendo, termina por dejarlo ante la imposibilidad de poder cuidarle como debía. Gregorio hacía tiempo que se había abandonado a sí mismo, dejando su bienestar de lado.

Finalmente, la criada encuentra muerto a Gregorio, en la más absoluta soledad, tras días de aislamiento y falta de alimento.

Para entender esta novela tendríamos que retrotraernos al contexto histórico. Como sabemos, esta novela fue publicada en el año 1915, cuando comienza la Primera Guerra Mundial. El hombre hace frente a una serie de cambios económicos, sociales y políticos en un momento en el que, además, el mundo en general está más deshumanizado.

Kafka

Asimismo, la propia novela sería el reflejo de lo que algunos han querido relacionar con el trato que Franz Kafka tenía con su padre. De este último se decía que tenía un comportamiento opresivo y despótico hacia él.

Vemos el devenir de la novela desde la pérdida de identidad, vista desde el momento de la transformación en un insecto, en el que el individuo se deshace de toda condición humana, hasta la falta de utilidad, cuando alguien deja de ser necesario.

Cuando leí este libro no pude dejar de acordarme de una que me contaba mi madre. Cuando mis padres se casaron, no tenían casa propia, y más allá de lo que diría Virginia Woolf, solo tenían dos sueldos. Se fueron a vivir a casa de mi abuela. Pero la historia no es esa, que ya veremos en otro momento, la historia es que mi padre tuvo que entregar el sueldo que ganaba en su casa justo hasta el mes anterior a casarse. Mi padre, hijo de madre soltera, no era muy querido, en realidad no era nada querido en su familia, pero su dinero sí. Mi padre ya se había convertido en un insecto y anduvo por la vida así, como un insecto toda su vida.

Yo, más bien, creo que lo convirtieron en un insecto y él no disponía de las herramientas para sortear las cosas de la vida. Solo unos pocos conseguimos verle de verdad, detrás del caparazón. Pero de eso, también, hablaré en otro momento.

Al final, esta historia es una experiencia que quien más, quien menos ha vivido de una u otra forma. Porque, ¿quién no ha sacado beneficio de alguien en algún momento? y ¿de cuántos de ustedes se han beneficiado? Y ¿con malas artes? Algunos hemos estado más en un grupo que en otro y otros han sido más desobedientes y egoístas. ¿De qué grupo eres tú?

Hasta la próxima pecadores…

V.

  • Imagen del post extraída de http://www.experienciasliterarias.es/
  • Foto del autor Franz Kafka extraída de https://www.culturagenial.com/

Share This:

«Drácula» de Bram Stoker.

“Recuerda mi amigo, el conocimiento es más fuerte que la memoria y no debemos confiar en lo débil.” – Drácula

Creo que fue porque alguien lo rememoró en las RRSS que rebusqué entre mis antiguallas y lo rescaté de un pasado ficticio que habría estado muy interesante de ser cierto, ¿verdad? Una de las novelas de terror por excelencia, atemporal y tan socorrida que ha sido llevada a la gran pantalla tantas ocasiones que no puedo recordar. Pero, en realidad, ¿qué escribió el Sr. Stoker en su novela publicada en 1897? Pasen, pasen.

Una vez más, sea bienvenido a mi casa, venga libremente, salga con seguridad; deje algo de la felicidad que trae…

Conde Drácula

Alguien empieza a adquirir propiedades en Londres. Las compras se realizan desde un lugar remoto llamado Transilvania, Rumanía. El comprador es un extraño y misterioso conde que está sediento de la cultura londinense. Para tal menester, y para gestionar sus inversiones, contrata los servicios de un bufete de abogados.

Portada de Drácula

Jonathan trabaja en el bufete contratado por el conde Drácula. Por exigencias de contrato debe desplazarse hasta ese extraño y desconocido país y perderse por los Cárpatos para gestionar en persona la documentación de Drácula.

Sabemos que toda historia que se precie debe tener un personaje femenino que le aporte cierto caché. La mujer en cuestión se llama Mina y es la prometida de Jonathan. El amor que se profesan el uno al otro quedará patente a lo largo de la obra como un insistente carácter cohesivo afectuoso que martillea cual pájaro carpintero. Se escucha tanto ese ruido rítmico que a veces hay que bajar los decibelios sentimentales.

Mina es una entusiasta de la taquigrafía por lo que su ser es un tándem entre ella misma y una máquina de escribir. Ha concluido que escribir su diario con esta técnica es un gran aporte en el proceso de comunicación con su prometido.

Durante la ausencia de Jonathan, Mina decide visitar a su mejor amiga, Lucy. Lucy pertenece a una familia de la alta sociedad y vive junto a su madre en un hotel de una bella ciudad costera muy cerca del puerto pesquero. Lucy es una chica bien parecida, más alocada que Mina, aunque eso no es difícil, que espera prometerse con alguien joven y apuesto y, por supuesto, de cierto rango.

El Dr. Seward, amigo de Lucy, es el administrador de un hospital psiquiátrico. Seward está muy enamorado de Lucy pero el rechazo de ella hace que se refugie en su trabajo. De entre todos sus pacientes hay uno en especial por el que más se interesa. Se trata de Rendfield que sufre una profunda psicosis y al que le hace un exhaustivo estudio con instrumentos de la época, como el fonógrafo, en el que graba todas sus entrevistas.

Ha llovido mucho desde entonces. Me faltaban esos pequeños detalles, para lo que tengo que agradecerle a F.F. Coppola su versión de 1992. Le mejor versión, no me cabe duda. Amén que cambiaron la linea argumental relacionada con el personaje de Drácula, sigue pareciéndome la mejor versión. Y es que la historia del celuloide pintaba más romántica que la del siglo precedente. Un deleite ver a un tímido Keanu Reeves frente a la interpretación de un aparentemente sincero Gary Oldman y un mejorable Anthony Hopkins que ha tenido mejores días.

Bram Stoker

Volviendo a la novela, comentar que Mina siente una particular atracción por todo lo relacionado con trenes y ferrocarriles, por lo que le había planificado a Jonathan su viaje, horarios incluidos. Como Sheldon, vamos. Jonathan llega al castillo de Drácula, no sin antes experimentar extraños sucesos que se le escapan a su entendimiento.

El conde Drácula es un señor de avanzada edad, con nariz aguileña, un hombre cultivado y muy interesado por todo lo que ocurre en Londres. No pasa demasiado tiempo cuando Jonathan se da cuenta que es el prisionero del conde y que su mente es incapaz de procesar los hechos que allí se suceden.

Mina está muy preocupada porque las misivas de su prometido se espacian en el tiempo cada vez más. Su amiga Lucy empieza a tener episodios de sonambulismo y en una de sus escapadas nocturnas Mina la observa desde la lejanía en un banco del puerto acompañada de alguien que no puede identificar. A partir de entonces, los episodios se tornan cada vez más extraños. Mina lo refleja en su diario, el hilo conductor del curso del relato junto con el de Jonathan, el doctor…

Una historia que siempre está de rabiosa actualidad y que, para nada es tan romántica como la versión de la gran pantalla. El misterio de lo desconocido, de lo oculto, que nos atrae y que nos atrapa sigue estando tan vivo como el primer día. Una obra en la que casi no hay actores secundarios, todos tienen su momento y su importancia clave. Una historia que tiene muchos tintes psicológicos, pero eso se lo dejo a los profesionales. Aunque imagino que Carl G. Jung tendría mucho que contar al respecto. Personalmente, opino que la figura del vampiro está entre nosotros de una u otra forma. No hace falta que esta figura tenga que personificarse en un ser que vaya chupando yugulares, pero hay otras formas de exprimirle la vida a un ser. Los que los hemos padecido, sabemos bien qué es.

Vlad III Tepes

Una obra rescatada de la juventud que andaba en el almacén archivado, ese archivo mental que todos tenemos. Necesaria e imprescindible que recomiendo rescatar de vez en cuando para trasladarnos a ese devenir mágico, romántico e idealista del siglo XIX, pero sin prejuicios de género, porque podremos perder el horizonte de las cosas. Y si luego queremos ahondar en el verdadero personaje histórico en el que pudo inspirarse Stoker, la red está llena de información.

Gracias. V.

  • Imagen destacada extraída de amazon.es

Share This:

«Un paso al frente» de Luis Gonzalo Segura de Oro-Pulido

Una historia del ejército español desde sus entrañas y vista desde otros niveles. Una de tantas que suceden y de las que no sabemos. Y aún teniendo información, no salimos a la calle a gritar por los derechos de los militares, porque no concebimos que aquellos que nos defienden pasen hambre. Porque enarbolar, luchar y sentir una bandera no es suficiente…

A pesar del agotamiento físico, quiero empezar a reflexionar sobre este tema ejemplar, que por fin dosifico, para acabar en la Venecia china, como la llamaba Marco Polo.

Portada «Un paso al frente»

¡Pero qué tan familiar me resulta el mundo militar! Cuando era una chiquilla y estaba en el colegio, mi hermano mayor decidió hacer un examen para ingresar en la academia del ejército. Tenía 14 años, un niño. Pasó de tener un padre y una madre, a tener «al ejército».

Trasera

Años más tarde, fue mi otro hermano quien decidió marcharse como voluntario. Así que yo, que siempre quise ser como ellos, solicité la información para ingresar también. Pero en las condiciones físicas, no daba la altura mínima. Eso sucedió mientras estaba en secundaria, motivo que le produjo profunda risa a un profesor de biología. Él era tan gracioso… En fin, ya no podré saber nunca qué hubiera sido de mí en el ejército de haber dado la talla, siendo como soy, y si hubiese aguantado o no.

Sí sé que muchas cosas que se cuentan en el libro no me son nada desconocidas. En primer lugar, porque no tengo más que echar un vistazo en Internet para estar informada de muchas cosas. Así que quien no está informado es porque no quiere. En segundo lugar, porque una institución de la que algunas raíces siguen bien arraigadas desde épocas dictatoriales, y sobre la que no se ha volcado casi nunca la duda razonable que manchara el honor de su funcionamiento, pues me produce de entrada dudas y reticencias y que, oye, nadie está de color blanco nuclear.

Siempre, siempre digo que airear las estancias es un ejercicio de lo más sano. Pero como todo en nuestra querida España, va despacio, con desgana y a destiempo. Y además, la (in)justicia tiene un terrible sentido del humor.

Pero volviendo al eje estructural y encofrado, es vox populi que nuestros militares están muy mal tratados y mal mirados, aunque luego otros se rasguen las vestiduras. Sabido es que atravesar una crisis como nos tocó a los españoles, hizo a muchos plantearse el destino militar como salida laboral. Y si tienes vocación, mejor, pero sino, es lo que hay también. Y, claro, esta gallina de los huevos de oro no estaba pensada para abastecer a tanto soldadito de las mínimas comodidades y alimentos que se merecen. Imagínense, nuestros soldados pasando hambre y frío, es impensable… Y, pensando, pensando, deduces que sí, que los huevos sí que son de oro, pero para unos pocos.

Yo no quiero hacer apología del odio hacia lo militar, ¡Dios me libre! que dirían algunos. Nada más lejos, recuerden la vocación de la aquí escribiente según los cánones fraternales…

Pues eso, que con el ejército nos hemos topado. Pero, ¿por qué estas instancias no pueden funcionar de forma transparente? Gran pregunta. Que yo diría más, claro, para hacer las cosas de forma transparente, bajo un prisma legal, habría que funcionar con un mínimo de valores éticos y morales. Llámese honradez, honorabilidad; pero de las de verdad, no de esas que van reflejadas en el número de condecoraciones y medallas. Como se decía antaño, «Una buena persona (institución en este caso) es la que se viste por los pies», y el ejército hace casi todo menos eso (más o menos).

Les recomiendo que lean el libro, porque dentro de la trama de ficción hay muchos extractos que son más que interesantes. Existen muchas formas de ser deshonesto en este país, lo vemos cada día, principalmente en el entorno de la política rancia y caduca. Casi diría que son hermanas gemelas, la armada y la política.

Joder, si mi padre estuviera estuviera por estos lares, los iba a poner a todos firmes. Pero bien rápido que lo aireaba todo, con tanta tontería. Se me ocurre que diría algo así como «Venga tú, fuera, no vales ni para estar acostado, a tomar por saco. Tú…tú…¡esto es una mierda, fuera!» Y así sucesivamente. Pero es que él era muy flamenco…***

Hacen faltan más valientes que denuncien estas injusticias. Pero valientes que no caminen solos, que estén respaldados por las leyes. Vivimos en un país democrático y se supone que eso es lo que debería de ocurrir. Pero no. Por eso existen estos señores que denuncian y se juegan el tipo con ello, su trabajo, su salud, y escriben estos libros, para que los leamos, porque parece que los medios de comunicación no son suficientes. Y es que hemos normalizado la injusticia a unos niveles que dan miedo. Dejemos de quejarnos en la barra de un bar y pecar de cuñadismo y denunciemos las injusticias…

Portada interior

Vivimos en un país que se dice democrático y en el que suceden estas cosas… Entonces, algo estará mal, ¿verdad?

Gracias, V.

  • Imágenes del libro de la autora del blog. Me hubiera gustado decir que el autor me envió sus propias imágenes, pero no fue así.
  • Luis Gonzalo Segura tiene perfiles en las RRSS, Facebook, Twitter e Instagram.
  • Mi padre era una persona, dejémoslo, algo peculiar. Por eso la redacción es así cuando me refiero a él, porque él era así.

Share This:

«Madre anoche en las trincheras» de Francisco Jesús Martín Milán

Madre anoche en las trincheras cuenta la historia de unas cartas. Unas cartas enviadas desde la guerra por dos hermanos dirigidas a una familia que espera. Fran Martín ubica este relato en los terribles años de aquella guerra sin sentido.

Si existe un episodio histórico extenso, trágico e injusto en la España de mediados y finales de los años 30, ese fue sin duda el de la Guerra civil. La gran guerra española, como todas las guerras, fue un tiempo convulso deplorable y lamentable que se cebó con todo lo que se ponía por delante, quebrando familias enteras sin piedad. Absolutamente nadie quedó exento de sus consecuencias (quiero dejarlo claro de antemano).

Madre anoche en las trincheras es el recorrido por las vidas de dos hermanos almerienses, Antonio Miguel y Felipe Corral Martínez naturales de la pedanía Las Casillas de Serón que son reclutados por el Ejército Popular de la República para luchar ante la sublevación militar del 18 de julio de 1936, como casi todos sabemos. Una fecha, por otro lado, imposible de olvidar; los derroteros de la historia así se encargaron de ello.

Antonio y Felipe tienen la mala suerte de no coincidir ni en el tiempo ni en el espacio. Antonio acaba en el levante valenciano y Aragón, y Felipe en Alcalá de Henares. Pero consiguen comunicarse con la familia seronera a través de unas misivas que se han conservado hasta el momento presente. Unas misivas que deciden el cómo, el cuándo y el dónde, para desdicha de una madre. Carmen Martínez Cano sufre el dolor indescriptible de una madre que les dio la vida y que ve como tienen que partir de su lado. No me puedo imaginar cuánto dolor se puede soportar, pero lo que sí se es que esta madre padeció lo indecible.

Carmen Martínez Cano

Esas cartas mantienen a la familia informada y Carmen está tranquila por conocer el estado de sus hijos. Siguen vivos y la llama de la esperanza sigue encendida. Creo que fue en una película en la que uno de los personajes decía que la esperanza es peligrosa para una persona. Yo creo más bien que puede ser la fuerza que nos da aliento para seguir adelante. Máxime en aquellos tiempos.

Dicen que nada sucede por casualidad. Por lo que siendo nuestro autor profesor de en el Instituto de Enseñanza Secundaria Carmen de Burgos en Huércal de Almería en el año 2014, le llegan estas misivas de la mano de una de sus alumnas (pág. 23 del libro). A partir de esas cartas, el autor construye la línea temporal y el entorno histórico, aportando documentos y situándonos en el dónde y en el porqué de los acontecimientos. Y desde mi humilde posición creo que lo hace de una forma profesional e impecable.

Portada del libro

Es el primer trabajo del autor que llega a mis manos y, aunque no soy experta en el tema, nada más lejos, me ha parecido un trabajo de documentación laborioso y muy muy trabajado. Pero repito, no soy entendida. En todo caso el autor sí que lo es. Yo solo opino desde mi humilde posición de lectora. Si bien es cierto que este tema es una cuestión que me produce una cierta inquietud y que me llevó a buscar y leer en su momento otras publicaciones al respecto (Rafael Torres en sus libros «Los esclavos de Franco», 2002 y «Desaparecidos de la guerra, 1936-?», 2002. Ver más información en https://es.wikipedia.org/wiki/Rafael_Torres_(periodista) ).

Hacen falta más libros como este porque, de hecho, la geografía española está plagada de historias como esta. Unos libros que nos muestren la historia tal cual, como es, sin adornos, objetiva. Espero sinceramente que Fran Martín siga escribiendo e investigando y nos siga trasladando sus trabajos. Porque las historias han de ser contadas y salir a la luz.

Francisco Jesus Martín Milán

No recuerdo bien el contexto, pero ya lo dije una vez y lo vuelvo a repetir: hay que abrir las ventanas de par en par, para que entre el aire fresco. Porque lo que se cierra mucho tiempo huele, huele a cerrado, a rancio, a olvido, a tristeza y a pobreza de mentes. Nuestra historia es la que es y tenemos que aceptarla, asimilarla, entenderla. Y para ello debemos mirarla con los ojos de la comprensión y la concordia. No me cabe la menor duda que el autor nos brinda con este libro una clase magistral al respecto.

Un libro para aquellos que quieran saber y conocer con datos certeros. Una historia de dos hermanos que se caracterizaron por el respeto y el apego que profesaban hacia su familia. Descansa en paz Carmen.

Gracias Fran, V.

Querida madre, no se como empezar esta carta pero te escribo con mi rostro bañado en lagrimas, caen por la soledad, tristeza, dolor y sufrimiento que vivo día tras día aquí. Lo primero que tengo que decirte es Te Quiero y aunque no lo demuestre con frecuencia, Te quiero con locura, para mi eres la persona más importante, siempre has estado ahí apoyándome y protegiéndome, haces que las cosas malas parezcan buenas, tus consejos están llenos de sabiduría y siempre me has llevado por el buen camino. Ahora ya soy mayor de edad, tengo dieciocho años, puedo afrontar yo solo las cosas… pero la verdad es que no puedo madre… Perdóname, os echo mucho de menos, ¡no quiero estar aquí! Se que desde casa junto a padre y mis hermanos  os sentís orgullos de mi, podéis presumir de tener un hijo en el frente. Lo siento por ser un cobarde madre pero tengo miedo, más del que puedo aguantar. No entiendo esta guerra, no se cual es el bando bueno, no se por que lucho, no entiendo nada de lo que pasa, solo acato ordenes. El incesante sonido de los fusiles se mezclan con los gritos y llantos de la gente torturando mis oídos día y noche, vivo con una melodía continua de ametralladoras y lluvias constantes de bombarderos. Ya ni hablo, ni pienso porque otros lo hacen por mi, solo me hace falta una frase para salir del paso aquí, “a la orden”. Dicen que el amor es suficiente para seguir adelante, que hay que luchar por nuestras familias, demostrar lo que valemos, pero ya no tengo el valor para estar en la batalla, las piernas me tiemblan sin parar, no duermo, me cuesta respirar, lloro a escondidas porque no puedo demostrar lo que siento delante de mis compañeros, se fuerte y lucha me repito constantemente, pero las palabras se pierden en mi mente como las vida la gente que esta a mi alrededor, soy la marioneta de un tirano titiritero. A noche nos lanzaron en paracaídas a una zona nueva de batalla, dicen que somos la mejor compañía jamás vista, la fuerza de los ochos nos llaman. La octava compañía paracaidista, siempre al frente luchando por su patria, por los ideales de un estado, viviendo el conflicto con lealtad y valor. Somos soldados valerosos, abrimos brechas en las filas enemigas, causamos bajas en ellos como si fueran animales y no tenemos remordimientos, pero todo es mentira pura  mentira, solo fachada, una apariencia; los rostros de la gente demuestran lo contrario, sus caras se han tronado sombrías y pálidas, muestran el temor, horror y desamparo que se vive aquí, pero como nos repiten una y otra vez,  “¡soldados o ellos o ustedes!” Madre para lo que realmente te escribo es para contarte lo que me ocurrió anoche. Me encontraba en el campo de batalla resguardándome del fuego cruzado y la metralla. Como siempre acataba ordenes, teníamos que superar una cota para llegar hasta un punto estratégico que nos serviría de base, para ello era necesario abatir al contrario con toda nuestra fuerza, no escatimamos en munición, ni violencia… Madre anoche en las trincheras vía al enemigo correr hacia mi, le apunte con mi fusil y sin darle tiempo a reaccionar  le dispare; algo raro paso en ese momento, ya había matado a más gente antes pero en aquel chicho había algo distinto, una luz ilumino su rostro, la cara del enemigo al que asesinaba… madre era mi amigo José, mi compañero de la escuela, nuestro vecino, el hijo de Francisca, mi mejor amigo, con quien tanto yo jugué a soldados y a trincheras. Madre ahora el juego es verdad, no hay risas, solo oscuridad y llantos, no volveremos a jugar jamás, ¡lo están enterrando! Lo siento muchísimo, te pido perdón madre pero ya no aguanto mas aquí, me quiero morir, estoy harto de esta guerra, ¡no se dan cuenta que no va a ganar nadie joder! Tal vez te vuelva a escribir, pero la próxima que lo haga será desde el cielo, donde encontrare a José y jugaremos de nuevo. Madre ten por seguro que si mi sangre fuera tinta y mi corazón tintero, con la sangre de mi venas, te escribiría un “TE QUIERO”.


(Soldado desconocido)

Share This:

«La reina descalza» de Ildefonso Falcones.

La reina descalza trata de una historia de enfrentamientos, amor, superación y amistad. El empeño por exterminar una raza vista desde las entrañas de unas familias de Triana, Sevilla.

Aunque no es el primer libro del Sr. Falcones que leo, sí que es el primero que comento; y tengo que confesar que me daba un poco de respeto hacerlo pensando que no estaría a la altura de este «monstruo» de las letras. Porque yo me pregunto, ¿quién soy yo para hablar de este libro? Pues simple y llanamente una lectora que ha disfrutado con premeditación y alevosía. Desesperada porque quería que la noche llegara lo antes posible para imbuirme entre sus páginas, La reina me esperaba pacientemente.

Portada de la novela «la reina descalza»

Una novela con trasfondo histórico, en la España del siglo XVIII, cuenta como, en el tiempo en que Zenón de Somodevilla y Bengoechea fue nombrado I Marqués de la Ensenada por Felipe V en 1736 y por recomendación del que sería más adelante Carlos III, se empeñó en exterminar a los gitanos españoles a los que consideraba «una raza malvada» y planeó eliminarlos el 30 de julio de 1749. El Marqués de la Ensenada era famoso por sus habilidades políticas y militares y, por ser un mecenas cultural. Pero también, era famoso por las fiestas cortesanas que celebraba en las que solía rodearse de los invitados más selectos de Madrid. De ese modo se aseguraba el favor de los reyes. En este contexto político, histórico y socio-cultural de la época nos encontramos con el relato de Caridad, una cubana esclava que consigue ser libre de las manos de su propio amo moribundo. Caridad llega a Sevilla donde conoce a Melchor. Pero sufre múltiples atrocidades que moldean su carácter y la forma de afrontar la vida y su cantar.

Melchor es un personaje singular y el abuelo de la familia Vega, unos trianeros que viven en el callejón de San Miguel. Melchor es un hombre hecho a su manera que, también, ha padecido muchos males y que desaparece para no volver en mucho tiempo. Él sabe por qué lo hace. La familia Vega es enemiga acérrima de la familia García y este odio marcará el compás de este relato.

La pequeña de los Vega, Milagros, conoce a Caridad de la mano de su abuelo Melchor y la acoge con cariño. No tanto los vecinos del callejón y sus padres, Ana Vega y José Carmona que la desprecian y no entienden el porqué el abuelo está con una mujer a la que llaman » la negra». Milagros está enamorada de un García, pero los Vega quieren casarla con otro hombre. Milagros es rebelde, joven y bella, y rebosa vida por los poros. La muerte de un miembro importante será el principio de muchas desgracias y Milagros terminará por ser acogida por María la curandera. La curandera introduce a Milagros en el mundo de la medicina natural y le enseña a identificar las plantas y sus propiedades. Tras un tiempo, Milagros se casará por amor con el pequeño de los García.

Ildefonso Falcones, autor de La reina descalza*

Como toda cultura, la gitana no está exenta de las características sociales de la época (algunas aún vigentes). La mujer está sometida al hombre y el matrimonio es un contrato que pasa por el ritual de verificación de virginidad de la novia. Asimismo, el festejo dura tres días. Los novios son levantados en volandas y las familias suelen endeudarse casi de por vida. Milagros se casa muy enamorada con el amor de su vida, su amor platónico. Pero no tardará en descubrir que todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Su futuro será muy distinto y el destino la convertirá en la famosa artista «La descalza». Será deseada por todos los hombres de la comarca y se alzará como un icono de la belleza más que por su talento de artista. Caridad ya no está para aconsejarla porque el destino y la mala fortuna las vuelve a separar una y otra vez.

Una historia de dolor, de amor, de enfrentamientos y de desengaños que nos transporta al siglo XVIII con una nitidez tan palpable que a veces se respira, se huele. Trasladar la idea que merece la pena hacer este viaje histórico de nada sirve si no abrimos libros que como este, nos haga viajar hacia mundos infinitos. Una lectura que fue más que una simple lectura donde el hecho de leer se convirtió en un experimento de los sentidos; poder cristalizar el entorno físico, visualizar a Caridad, Milagros, Melchor y María, sufrir el dolor desgarrador de sus actores y llorar de alegría con su felicidad. Un trozo de historia que me era algo desconocido y que necesitaba saber. Afortunadamente tenemos una historia «sin sesgar» jugosa, variada y bella de la que podemos beneficiarnos todos, porque es la que es. Una España multicultural, hermosa y de color. Como decía Lole y Manuel en «Todo es de color»:

Señor de los espacios infinitos
tu que tienes la paz entre las manos
derrámala Señor te lo suplico
y enséñales a amar a mis hermanos*

Gracias. V.

Share This:

«El bolígrafo de gel verde» de Eloy Moreno.

El bolígrado de gel verde – E. Moreno.

     El bolígrafo de gel verde es una historia cotidiana, de una familia cotidiana, en un lugar cotidiano, y con circunstancias cotidianas. A priori no es nada original si no fuese porque nuestro protagonista se complica la vida de una forma realmente extraordinaria.

     Juan tiene una familia normal, como todo hijo de buen vecino, está casado y tiene una hija. Pero hay algo que no le encaja cuando se mira al espejo. Se ha convertido en el típico pureta con algunos kilos de más, que ha perdido el atractivo juvenil. Pero su mujer sigue siendo aquella joven guapa de la que se enamoró. De hecho era la chica más guapa por la que no tuvo reparos en competir hasta con su mejor amigo, Toni (algún día hablaremos en otro post de estas cosas de hombres y mujeres…).

     Rebeca y Juan forman una familia tipo, él trabaja, ella trabaja, tienen obligaciones y se empieza a establecer una monótona rutina que empieza a mermar la magia del hogar. El amor de juventud se torna en un contrato de media jornada que acaba cuando suena el despertador por la mañana. Es entonces cuando empieza el siguiente contrato para Juan, el de la oficina.

El bolígrafo de gel verde (portada del libro). Blog de Victoria Santisteban.

     En este escenario, Juan comienza a vivir una extraña historia colmada de conspiraciones y falsas apariencias. Pero sobre todo, saturada de suposiciones. Decía Miguel Ruiz en Los cuatro acuerdos que «siempre es mejor preguntar que hacer una suposición, porque las suposiciones crean sufrimiento» (1997). Un vulgar bolígrafo se convierte en el testigo de cargo y en la prueba definitiva para confirmar su teoría y centrar toda su atención en el entorno laboral, dejando de lado todo lo demás. Juan se pierde en un trabajo no deseado y el terrible conformismo mezclado con su mente conspiranoica termina por romper los frágiles hilos que le unen a su familia. Juan acaba por perder el norte de su vida.

     Cuando su vida estalla en mil trozos, lo abandona todo para realizar un viaje, una travesía hacia su interior. Un acto de contrición que le lleva a tocar el fondo mismo de su alma. Un libro que nos muestra la vida corriente y ordinaria de una familia, truncada por la rutina y las obligaciones.

     Muchas veces «nos encerramos en los aspectos negativos de la vida diaria y, a lo mejor, lo que estamos esperando se encuentra justo frente a nosotros» (así, más o menos, nos lo recuerda La mente es maravillosa)*. Cuando la suposición se vuelve algo frecuente, se convierte en un hábito peligroso que puede arruinar la vida de cualquiera. En el caso de El bolígrafo de gel verde, nuestro actor principal pasa por una serie de trances hasta llegar a la catarsis. Y es esa catarsis la que le muestra el camino para volver de nuevo.

     En ocasiones puntuales y, como dijo una amiga recientemente, es bueno perder el norte porque se descubren nuevas direcciones. Pero si es el caso, en el camino nos vemos, Isa. En fin, cada uno es un mundo dentro de sí mismo. Y, para colmo, encima la maquinaria funciona a su ritmo, porque no podría ser de otra manera. Pero si existe una máxima es que después de la tormenta siempre, siempre, llega la calma y que no hay mal que cien años dure.

     Eloy Moreno nos regala una historia de la vida y de las relaciones. A pesar de todo la vida es hermosa, sólo tenemos que focalizar un poco y dar el primer paso…

Gracias Eloy M.

V.

  • Foto del libro de la autora del blog.
  • Web de Eloy Moreno: https://eloymoreno.com/.
  • Extracto de Los 4 acuerdos del Dr. Miguel Ruiz. 1997.
  • Extracto sacado de lamenteesmaravillosa.com.

 

 

Share This:

Traficantes. Una historia con droga de Ricardo Fajardo por Victoria Santisteban.

     Mi segunda incursión en el mundo de los estupefacientes viene de la mano de Ricardo Fajardo. Una temática que no era santo de mi devoción, ni siquiera de la mano de Reverte. Pero como aconsejan ciertos sectores en los que me muevo, no hay que hacer suposiciones ni tener prejuicios con nada. Así que me desprendí del velo de la estúpida idea inculcada a lo largo de los años y dejé la mente en una zona neutra, en blanco y totalmente abierta.

     Los primeros instantes me parecieron sencillos, sin pretensiones. Esos son los hechos y así los relata el autor. Realidad a borbotones. Como ya dije, este es un tema que no me gusta por la dimensión oscura que tiene, basta con encender la televisión y ver la noticias. Pero los personajes no dejan de ser personas con emociones. Ricardo ha conseguido que empatice con el perfil del protagonista que no era de mi agrado a priori.

     Entre desafíos, falta de moralidad y palabras soeces, el autor me engancha con el devenir de Teo, un individuo estigmatizado por el mal carácter que se ve obligado a ganarse la vida de forma poco honrada. Una novela que manifiesta no sólo la historia del actor protagonista, sino del entorno económico, social y burocrático que le rodea.

     Un trágico suceso deriva al caos en el que el personaje se ve en el dilema de hacer lo correcto y seguir la corriente del sistema o hacer lo que mejor sabe hacer. Un sistema que le pone contra las cuerdas y con el que no puede y no quiere luchar.  Una novela de tensión constante y que a pesar del contexto hostil, deja un amplísimo espacio para los sentimientos y la humanidad. Me resulta imposible no visualizar el Seat Córdoba color amarillo canario, el horror y la desesperación de un padre.

     Entre toda esa anarquía, es hermoso como ciertos grupos sociales destilan normas de convivencia basadas en el respeto a la familia por encima de todo. Así a bote pronto, parecería algo muy normal, pero en un mundo donde la droga es el sustento, dejaría pie a pensar otras cosas.

     Una novela con una interesante moraleja que nos vuelve a poner los pies sobre la tierra, en esta realidad de actos difusos, de desidia, de corruptelas y de agonía.

Gracias Pepe. V.

Nota: Las imágenes que aparecen en el post han sido cedidas por el autor.

 

 

 

Share This: