Pongamos que hablo de Jesús de Óscar Fábrega.

Antes de empezar a comentar este libro quiero dedicarte unas palabras a ti, Óscar. De entrada pedirte mis más sinceras disculpas por haber tardado tanto, pero este ha sido, y es, un año complicado en el terreno personal y aún sigo algo descolocada. En segundo lugar, agradecerte a ti, individuo de dudosa estampa, el maravilloso gesto que tuviste conmigo. De todas las personas y/o autores, tenías que ser precisamente tú, el que tuviera este gran detalle, pero de los de verdad.  No voy a entrar en más particularidades, esto se queda entre tú y yo. Reiterarte mi agradecimiento.

Óscar Fábrega Calahorro

Este libro es el tercero del autor que cae en mis manos. Siempre ha sido un tema que me ha interesado bastante y que no había tenido la oportunidad de materializar, al menos de forma tan directa. Ya que en otras ocasiones he leído otras obras que trataban esto de una forma más dudosa e indirecta. Como siempre mis ratos de lectura quedan relegados a mis ahora invernales y frías noches asiáticas, que lo son y mucho. Para ir entrando en materia decir que aún sigo con los ojos abiertos como platos. Ha sido un espectáculo de datos históricos y vamos, como diría Mariano “Como Dios manda”.

Portada libro

Que yo diga que esta obra de investigación es muy buena, pues tampoco sería algo del otro mundo. Todo aquel que la haya leído, lo sabe, ya sea de una opinión o de otra. Porque para leer un libro así hay que despojarse de prejuicios e ideas preconcebidas. De lo contrario, caeremos en los mismos errores de aquellos que piensan que son “otros” los que se equivocan.

Me encanta complacer mi necesidad de saber cosas, o “cosicas” como dice el autor. Entre otros motivos porque su sentido de la objetividad es el que tiene que ser. Y esto, así, es muy fácil escribirlo, pero ser objetivo como tal, no lo es. No amigos, y el que diga que lo es, es un pecador (bueno habrá quien lo sea). De hecho, muchos nos vanagloriamos de serlo (yo incluida en el pack) y queda muy interesante decirlo, pero no. Siempre queda ese substrato que nos tira hacia una postura más que a otra. De hecho lo vemos todos los días en las RRSS. Distinto es cuando alguien quiere imponer su opinión, entonces faltamos a la consideración y deferencia de otros. Al respeto, vamos. Y estas son las dos palabras que rigen el trabajo de un historiador, objetividad y respeto, además, por supuesto, de profesionalidad y esfuerzo. Escribir un ensayo sobre la vida de Jesús es un trabajo del que no puedo imaginar todo lo que habrá invertido su autor. Quiero dejar esto claro, porque me consta que este libro, ya tiene detractores. Espero que lo hayan leído, como mínimo…

Pero, ¿Jesús existió? Y si existió, ¿fue ese señor del que cuentan que hacía milagros? La sábana ¿es santa?, ¿resucitó de entre los muertos? María Magdalena ¿era su novia? La virgen María ¿era pura y está en cuerpo y alma en el cielo?

Es ciertamente turbador que escritores e historiadores de la época en la que se supone que vivió Jesús, ni siquiera le mencionen. ¿Plutarco y Séneca no le conocían?, ¿no sabían de él? Así lo deja patente el autor. Y yo lo creo, también. Más aún, cuando parece estar demostrado que no sólo se rellenaron huecos en el Nuevo testamento, sino que se utilizaron fragmentos del Antiguo testamento, en el que ya se vaticinaba la llegada de un mesías.

Luego está la controversia de quiénes fueron sus padres y de la castidad y pureza de ellos, o no. Si María, la madre de Jesús nació con el pecado original (como todos los demás mortales) o no. Y así, en el Concilio de Letrán se establece por dogma la virginidad perpetua de esta señora y asunto arreglado, como dice el autor.

Como todo lo acontecido en la fabricación de la biblia, el hecho que los evangelios no casen unos con otros, diría mucho de la credibilidad de la misma. Como mínimo, sería para hacerse preguntas. Que unos relaten la pasión de Cristo o la resurrección y, por otro lado, otros ni lo mencionen, cuando menos es extraño. Que no se pongan de acuerdo en quiénes fueron algunos actores, pues también dice otro poco.

Luego están esos elementos llamados reliquias. Todo el mundo tiene la suya, incluido el Santo Prepucio (y la señora que se casó místicamente con Jesús y lo que  hacía con este prepucio…) y los Santos pañales (usados, eso sí, que si no, la cosa no funciona). Del mismo modo, Jesús, también estuvo en todos los países como Inglaterra, Egipto, India, Japón. Y todo con un cierto sentido lucrativo, además de religioso, claro…

Ahora llega la navidad, que es una fiesta cristina, y casi todos lo celebramos, yo incluida, por supuesto (aunque más que celebrar la fiesta cristiana, sólo celebro la fiesta, dejémoslo  así). Pero es que ni en esto se pusieron de acuerdo. Según Lucas, ni Reyes magos ni estrella de Belén. Como tampoco que nadie se haga eco sobre algo más de 20 años de la vida de Jesús (desde el regreso a Nazaret hasta su bautismo). Pues estamos apañados…

Demasiados huecos en blanco como para no hacerse preguntas. Demasiadas historias que no concuerdan dentro del marco histórico. Son demasiados descuadres que yo tampoco quiero aquí contar. Para eso está el libro, compradlo. También se puede consultar la biblia, ¿quién no tiene una en casa?, o los evangelios apócrifos (algo se puede encontrar en internet), el Libro de Urantia (está en internet, pero os sugiero que dispongáis de tiempo, y mucho…) o los Registros akásicos (también se puede encontrar algo en internet). Pero también, por respeto a la investigación, tampoco se elimina la posibilidad de la existencia de un Jesús histórico, aunque no haya pruebas fidedignas.

Pongamos que hablo de Jesús, es un libro claro y asequible en su lectura. Con un trabajo de análisis impecable y comprobado implicándose en la materia desde el respeto (vuelvo a repetir), y asumiendo las consecuencias con naturalidad. Tanta que el autor se toma licencias del estilo “y asunto arreglado” o “con un par”. Así que estas noches también, han sido divertidas.

Por todo esto, es necesario un pensamiento crítico constructivo de este calibre, que camine entre nosotros día a día. Porque se nos está yendo la cabeza por derroteros muy oscuros. Y si no nos cuestionamos todo en esta vida, seguiremos presos del mito de la caverna.

Gracias, V.

  • Imágenes extraídas de la web: oscarfabrega.com  con expresa autorización del autor.
  • Para más información http://oscarfabrega.com/.

 

 

Share This: