“No he cruzado océanos de tiempo para al final encontrarme contigo. En ocasiones veo vampiros…” de Antonio Jesús López Alarcón.

Virgen santísima del corazón bendito. Pero, ¿en qué estaba pensando el autor para poner semejante biblia de título? Y, ¿por qué leer un libro sobre vampiros y chupadores de energía? No se vayan, aún hay más…

Para responder a la primera pregunta habría que preguntarle al autor y, podría imaginarme su respuesta. A la segunda pregunta se me ocurre responder un “¿por qué no?”. Verdaderamente el autor es una persona bastante interesante, sin llegar a ser empalagoso. También podría decir porque es de Antonio y punto. “¡Pues sí que tienes criterio!” dirían algunos. Pues oye, que me dio realmente la gana de hacerlo y me las refanfinflan todos esos que van de guays, progres y pseudoespirituales.

Portada trasera

No me jodan, pues claro que tengo criterio. Fíjense si es así que leo un libro para reconocer a vampiros energéticos, aka* personas tóxicas, para reconocerme a mí misma en alguno de sus supuestos. Y, claro, sucede que me he reconocido casi en todos. ¡Qué horror!

Pues no, yo soy, he sido así, o estoy siendo, porque esta máquina no se detiene. Y es que el ego tiene hambre, y mucha, y si nos dejamos llevar por él sembraremos el sendero de víctimas con la yugular abierta de par en par. No todo el mundo tiene la valentía y honestidad como para bajar la mirada hacia su propio ombligo y mirar cara a cara sus imperfecciones. Este es un campo de batalla por el campan los chupasangre y este manual nos puede ayudar a identificarlos. Tanto a los malhechores del mal como aquellos que hacen bien. No todos saben lo que hacen y no todos saben que lo hacen con maldad. Ni siquiera no todos saben que están ahí fuera, porque pueden estar en tu propio interior. Si lo reconocemos, pues perfecto, nos ponemos a trabajar y asunto arreglado. Y si no quieres reconocerlo, pues corres el riesgo de quedarte solo si tus víctimas te identifican.

Vampiros reales. ¿Ein?
Una gitanilla en el puestecillo…

Pero, ¡ay amigo!, cuidado con aquellos que lo hacen con saña porque tendrás que preparar el kit anti-vampirismo: estaca, cruz, agua bendita, plata y ¿qué sé yo? Y es que el señor Bram Stoker dejó el listón demasiado alto, en fin…

De mi experiencia personal, comentar que me he reconocido en muchas cosas que he hecho y que me han hecho. Éstas últimas las tengo más frescas y las reconocí más deprisa. De mis errores tuve que poner a trabajar a la máquina pensante y escarbar en el pasado. Porque no estamos exentos de colocar la regleta de enchufes allá donde se tercie. Lo bueno de hacer auto-crítica es que uno se da cuenta que no tiene que turbar más allá de lo que no se quiere ser turbado. O mejor, nada.

Haciendo los deberes…

Hay características personales que valoro por encima de todo, siempre, pero especialmente en estos momentos, la honestidad, la lealtad y la fidelidad. Pues además de todo eso, Antonio tiene la de la sinceridad. Y si hay algo que digo muchísimo es que hay que tener un par, para aguantar estoicamente a una persona sincera sin revolverse por dentro. Porque sí, está muy bonito y es muy chic decir “yo prefiero que las personas sean sinceras conmigo”. ¡Qué te acuestes! que diría mi padre.

Como me da igual lo que piensen algunos, vamos, que me trae al pairo. Digo lo que quiero, a quien quiero y como quiero. Para eso es mi blog… Por eso digo ¡bravo, por tu tenacidad! y ¡bravo por tu capacidad de superación y observación! Lo más bonito, que lo haces así de natural, con amor, y eso no le sale a todo el mundo. Así que este post está enfocado en tu libro, sí. Pero está dedicado a ti y te halago porque te lo mereces. Porque mira que conozco gente con historias, pero tú ganaste mi alma hace tiempo. Y del peloteo, al golf. Y si no, como diría mi padre “vete a por hierba pa’ la radio” que os juro por lo más grande que no sé qué quiere decir. Mira que le vengo dando vueltas …

Algunas personas solo existen como ejemplos de lo que hay que evitar ser”.  

www.frasess.net 

Solo eres responsable de tus decisiones, no de las ajenas”.

www.frasess.net 

Deja ir a personas que solo llegan para compartir quejas, problemas, desastres, miedos y juicios”.

www.frasess.net 

Distancias honestas valen más que cercanías hipócritas”.

www.frasess.net 

“Las personas tóxicas se adhieren como bloques de hormigón atados a sus tobillos, y luego invitan a nadar en sus aguas envenenadas”.

John Mark Green*

“Si levantas la vista de tu ombligo verás que no eres el centro del universo”.

lamenteesmaravillosa.com

Un libro que recomiendo con amor y buen humor. El que tiene su autor Don Antonio Jesús López Alarcón.

Gracias hermoso.

V.

Share This:

“3327. Yo soy la luz del mundo” de J. M. Calero.

     “Si tu solo supieras la magnificencia del 3, 6 y 9, entonces tienes la llave del universo”

     Si alguno de ustedes tiene una enfermedad llamada “inquietud”, entonces está en el deber moral de leer esta apasionante novela. Aunque ya conocía la figura de Nikola Tesla, mi interés se resumía, a bote pronto, a leer algo en internet y/o redes sociales de forma puntual. También era conocedora de las injusticias que se habían cometido con él.

     No sé si por azar del destino o porque, simplemente, fue una casualidad que compré esta novela hace algún tiempo, pero no fue hasta marzo de este año que decidí traerlo conmigo a tierras asiáticas. La elección fue difícil, ya que tenía que decidir entre el Compendium Rhedae de Óscar Fábrega,  Xavi Bonet y Enric Sabarich y ésta que nos ocupa. Sacaba un libro y metía otro de la maleta, y viceversa, y así me tiré algunos días…(¡Y es que no entraban los dos!).

     A partir de leer esta novela,  suceden varias cosas. Para empezar, te replanteas, y en serio, los atropellos e injusticias que sufrió este gran científico. Luego, y si eres más curioso, empiezas a documentarte y terminas agarrándote el cabreo del siglo. Porque esta novela te hace sentir rabia, mucha. Aunque hablamos de una historia de ficción, muchos aspectos de ella no lo son. Así pues tenemos al grandísimo Nikola Tesla, que dio a luz cosas como la corriente alterna, el motor de inducción, la radio, el radar, rayos x, resonancia magnética, submarino eléctrico, control remoto, microscopio electrónico, bobina de Tesla, despegue y aterrizaje en vertical de aviones, y podría seguir, la lista es larga…

     Casi todas estas cosas, y más, las usamos diariamente.  Pero Nikola Tesla era aún más grande que sus creaciones, cuando lo hacía por el beneficio de la humanidad. Esta novela nos lanza un mensaje, una y otra vez, entre sus lineas. Sin duda una historia dinámica que te mantiene tensión y te crea dudas, muchas, sobre la historia oficial. Te replanteas todo. Y esta novela te responde a muchas de esas preguntas. Que la historia nos regalara con una persona tan excepcional como él, y fuese enterrado en vida, es como para reflexionar.

     J. M. Calero ha sabido hilar fino, encajando un contexto ficticio alrededor de esta gran persona, con unos personajes variopintos, algunos de ellos con mucho peso y carisma. Muy acertadas las localizaciones, no me cabe duda. Un gran escaparate de historia, arte y arquitectura.

     Nunca podremos olvidar a Nikola Tesla, de hecho él está entre nosotros y a nuestro alrededor (¿recordáis la película Stigmata? Pues algo similar se podía escuchar en el diálogo). Esta novela, y muchas otras, por supuesto, deberían remover nuestros cimientos, nuestros pensamientos tradicionales y tóxicos. Ya hemos visto a grandes personajes de la historia vilipendiados de la forma más mísera, pero seguimos sin aprender nada. Hace falta algo más que un homenaje por parte de Estados Unidos, tantos años después, para agradecer la aportación a que el pueblo americano fuese lo que hoy en día es. ¿O sí?…

     Y vuelvo a repetir que esta novela te incita a saber y despierta la ilusión. Ya sabemos, con creces, que la realidad supera la ficción, pero si dejáis volar vuestra imaginación…¿quién sabe?…

  • Las imágenes que aparecen en este post han sido facilitadas por Kvite Servicios Editoriales.

Share This: