«A propósito de Murphy» de Antonio Jesús Alarcón López

Una especie de manual para todos aquellos a los que les gustaría ser un poco mejor. Llámalo manual, llámalo guía, llámalo cuaderno de campo o didáctico. Puedes leerlo o no, puedes seguirlo o no, puedes escribir sobre él, subrayar y dibujar. En cualquier caso, es un libro para pasar un buen rato.

En el mercado hay una amplísima gama de libros de autoayuda y superación personal. Yo misma, mismamente, he leído unos cuantos. Varios eran la típica novedad tan recomendada que te iban a ayudar a salir del agujero sí o sí. Vamos, la panacea. Realmente es para pensar eso que se hayan escrito tantos trabajos al respecto. Así y con todo, me pongo a pensar en cuántos de ellos me han funcionado realmente. Me quedo con dos y, resulta que uno de ellos, es este (vamos, que mi bizcocho ha subido). No quiero decir con todo esto que los demás no funcionen, a mí no me ayudaron mucho (y los seguí religiosamente, oye). Quiero decir, que a veces no es el momento adecuado para leer a troche y moche libros de estos.

Portada «A propósito de Murphy».

Estar en baja forma y creer que un libro te lo va a solucionar automáticamente, pues es como comer huevos tal cual y patatas crudas, con aceite y sal, y pretender que sepa a tortilla. Esto no es un plato deconstruido.

Trasera de «A propósito de Murphy».

A propósito de Murphy es una propuesta natural, libre de ataduras, sin pretensiones, porque el ritmo te lo pones tú. Es un manual no al uso que se puede seguir, o no, ya que el autor no pretende sentar cátedra, nada más lejos. Antonio J., un ser de luz, demasiado honesto. Y me reafirmo en esto cuando hago una retrospectiva temporal.

Autor en la presentación de su anterior obra «Manual de parapsicología para jóvenes investigadores».

Joder, es fantástico y me encanta que mi segundo despertar haya venido de la mano de su pluma, o de su tecla.

Este libro, manual, guía, ofrece algunas herramientas con las que poder desatascar esos atranques provocados por este mundo terrenal con sus velocidades, fracasos, traiciones, duelos y pérdidas. Pero, de todas, la más importante, by the way, es uno mismo. Yo soy mi instrumento y si no es nuestro momento, no hay nada que hacer, por mucho que nos empeñemos. Así que como dice el Sr. Mota «hoy no, mañana…», pero siempre en el momento justo. A nuestro ritmo, con paciencia y tenacidad.

Porque eso sí, una vez que se arranca, esto es imparable. Es un tsunami de emociones que arranca toda la suciedad, es el KH-7 de los antidepresivos. Abarca casi toda la ayuda posible, desde profesionales médicos y terapeutas, hasta lo que uno puede hacer por sí mismo, incluido el hecho de mirarse el propio ombligo. Un ejercicio que, de hecho, deberíamos realizar varias veces por semana (la periodicidad se la marca cada uno).

Yo soy la luz… de tu bombilla…

Vuelvo a repetir que es un libro sin pretensiones, somos libres de hacer o no, un libro realista que trata la depresión desde el respeto más incondicional. Una enfermedad que en muchísimos casos se padece en silencio. Un silencio que es una losa muy pesada, que no nos deja respirar. Muchos sabemos de qué se trata exactamente.

Un libro honesto, muy sincero. Un libro que te guía a través de la aceptación de aquellos que tengo a mi alrededor. Lo que no implica aguantarlos, ojo. Si alguien me toca mucho las pelotas, puedo discutir, decirle que es un imbécil, de forma respetuosa, o, de otra manera, esperar a que el karma surta efecto. ¡Cuidado con el karma, María!

He tomado nota, Antonio. Tú mismo lo has visto. Creo que me pondré a trabajar. Bueno, de hecho ya he empezado. Porque es el momento, porque lo elijo ahora. Porque me importan un pepino muchas cosas a las que les he estado dedicando demasiado tiempo en mi vida y, ahora, cuento yo, decido yo y trabajo yo. Y porque me da la gana, vamos. Y mi energía ya decidiré yo si quedármela toda o, en todo caso, a quién brindarle un poquito, si me apetece, claro.

Todo funciona a su ritmo, nosotros tenemos el nuestro, la tierra, el universo, las relaciones. Absolutamente todo. Por eso, este era el momento. Como dicen las 4 leyes hindúes:
“La persona que llega es la persona correcta”
, “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”, “En cualquier momento que comience es el momento correcto”, y “Cuando algo termina, termina”.

Por tantos buenos momentos, por los que fueron, los que son, y los que vendrán…

Gracias. V.

Share This:

Publicado por

Victoria Santisteban

Digamos que soy una lectora casi tardía (siempre me gustó leer, pero la pasión llega más tarde). A veces falta tiempo material, como a todo hijo de buen vecino, pero ya no tiene nada que ver con el tiempo pasado. Gracias a todo lo que he vivido, sobre todo, gracias a mi madre (que devoraba todo libro que llegaba a sus manos) y a sus momentos con Corín Tellado, aquí estoy haciendo lo que me gusta: escribir sobre los libros, sus líneas, sus letras con historia, de sentimientos entre párrafos...Y gritar cien veces y otras cien mil más que ¡necesitamos héroes anónimos que lean! Porque leer es sano, nos hace cuestionarnos las cosas, nos hace más felices, mejores personas y con una mayor capacidad de compresión del mundo que nos rodea.

Deja un comentario