“El diario de Ana Frank”, Annelies Marie Frank.

No encuentro obra más universal que represente el significado de la palabra confinamiento como El Diario de Anne Frank. Como tampoco encuentro otra obra similar que represente el amor sincero e inocente de una niña que vive su juventud como solo se puede hacer, con toda su fuerza.

Cuando era jovencita recuerdo que sentía este libro muy lejano. Era un libro del que pensaba que no era para mí, no podría ser para mí algo así. Yo andaba en otras cosas y, cuando me paraba a pensar, me reafirmaba en la idea que no, efectivamente, no era para mí. ¿Por qué me iba a interesar la historia de una chiquilla que se esconde de los nazis con toda su familia que eran judíos? ¿Quiénes eran los judíos? ¿Por qué querría leer algo así con un final así de trágico? Por entonces, yo no podía permitirme ese lujo. Ya tenía suficiente con mi infierno privado… Un pavor y un dolor inmensos me invadían solo con mirarlo de soslayo. Sea como fuere, teniéndole conmigo, no quería seguir traicionando su memoria.

Así que te leí, Anne. Te leí entera, te sentí y te vi con mis ojos, te escuché hablar, reír y llorar. Eran tantas las ganas que tenía de abrazarte y de decirte no te preocupes, todo pasará, la adolescencia es así, es natural, es divertida, sin sentido, es un caos, un huracán de sensaciones y un montón de risas y cuchicheos. Es el mundo al revés, Anne.

Portada Diario de Ana Frank

Porque el mundo que te tocó vivir, era eso, el mundo al revés. Y del mundo tú sabías mucho, por eso eras un alma indomable. Te he sentido indómita, aventurera y, a la vez, tierna y dulce. Cierro los ojos y te veo, oigo tus engranajes al abordar otro de tus libros y te escucho correr de arriba a abajo en la casa de atrás, antes del silencio.

Anne Frank

Anne Frank tuvo que refugiarse junto con su familia en una vivienda anexa al edificio de oficinas donde trabajaba su padre, Otto Frank. Otto a sabiendas de lo que se les venía encima, fue preparando la casa para esconderse hasta que la guerra terminase. Los Frank, judíos de la clase acomodada, tuvieron que compartir la vivienda con otra familia judía, en precarias condiciones, pero a salvo de la Gestapo. En este contexto, Anne escribió su diario, a la sazón, en el que volcó sus pensamientos, inquietudes, sueños y esperanzas.

Como diario que era, Anne escribe su confinamiento con la sinceridad de una adolescente, con la tranquilidad de hacerlo sobre algo personal, íntimo y que es lo que le confiere la virtud, la belleza y su carácter único y, diría, irrepetible. Este diario ve despertar su sexualidad y erotismo, reflejado de la única forma que una chica de su edad puede hacerlo, con naturalidad y frescura. La atracción que el hijo de los Van Pels, Peter, y ella se profieren; la relación que tiene con su hermana Margot y que evoluciona, según avanza su diario; el tumultuoso vínculo con su madre; pero, sobre todo, la fidelidad y amor que le profesa al padre. Un oasis de ternura, cordura, sensibilidad, fraternidad, rodeado de barbarie sin sentido, caos, muerte y fanatismo.

Se me ocurren muchas cosas, podría llenar páginas enteras. Me quedaré con la idea que entre tanta maldad aflora lo mejor (y peor) de la condición humana. La valentía, el tesón, la solidaridad, la constancia, el optimismo, el amor y la esperanza de Anne. Una chica a la que le encantaba observar el cielo nocturno y adoraba la belleza de los árboles, que era la más feliz cuando sentía el aire en su cara. Pero por encima de todo, de ser ella misma.

Anne Frank nos dejó un testimonio hermoso. ¿Qué hay más bonito que leer las palabras de una adolescente que es feliz? Porque ella lo fue, a pesar de estar rodeada del infierno. Hasta que le robaron su vida, su risa y sus sueños.

Sería un tópico decir que ojalá los niños nunca tuvieran que sufrir las guerras y los conflictos de los adultos. Demasiadas pinceladas desde el punto de vista antropológico. Pero eso se lo dejo a los entendidos, no es mi caso. Yo solo sabría decir que los niños están para vivir, siendo felices, riendo, jugando, siendo niños. Pero me da que no hemos aprendido nada, el hombre sigue dando muestras de inmadurez. Quede este documento, testimonio, para recordar que la inocencia infantil está por encima de toda la mugre de nuestra condición humana.

Sinceramente creo que estos libros deberían ser propiedad de sus dueños en vida. Deberían ser historias contadas por una señora mayor, mientras enseña instantáneas de un antiguo álbum de fotos. Pero es un libro que trata de los últimos meses de vida de una chiquilla que vive con toda la fuerza de una joven que solo tiene ganas de vivir.

Tomemos conciencia de la vida. Porque la vida es para eso, para vivirla hoy, ahora, en este momento. No lo dejemos para el final de nuestros días, entonces será tarde.

Gracias Anne, allá donde estés.

  • Foto de la portada del libro extraída de megustaleer.com.
  • Foto de Anne Frank extraída de es.wikipedia.org.
  • Foto de familia y Peter van Pels extraída de annefrank.org.
  • Si deseas saber más sobre la historia de Ana Frank puedes consultar en el enlace https://www.annefrank.org/es/.

Share This:

“Todos los lectores de este libro son idiotas”. Un proyecto filosófico de jóvenes adolescentes coordinado por Óscar Fábrega.

     Cuando un libro así llega a  las manos del lector, entonces es el momento de reafirmarse en la idea que son estos libros por los que merece la pena leer. Porque, no me nieguen que no es hermoso descubrir qué piensan los jóvenes de eso, de las cosas de la vida. Porque piensan y, mucho, aunque algunos entes aún no lo hayan descubierto.

     Escuchar, a través de las letras, qué piensan los adolescentes del acoso escolar, las drogas, el sexo o la amistad. O cómo perciben la vida y lo que les viene dado, o si se dejan llevar por las apariencias de los demás, perdónenme pero es una de las cosas más interesantes que hacer en este momento, en este instante. Ahora, no luego. Otra joven nos habla de un concepto tan abstracto y, reservado (en teoría) a ciertos círculos, como es la filosofía y qué entiende por ella. Un compañero nos ilumina el camino de la enseñanza con una claridad pasmosa. Un joven apasionado de la música nos muestra su esqueleto y su concepción del arte. Nunca ella había sido tan sentida. ¿Qué opina un joven sobre las tecnologías? ¿Son recomendables las redes sociales? O qué sienten ante el machismo… Durísimas historias personales que nos enseñan que la vida sigue, a pesar de todo.

Antonio, Encarni, Eva, Francisco, Juanfra, Laura, Lucía, Marta, Paola Luna, Paula, Rosa, Rubén, Zaira y Óscar Fábrega.

      Somos unos privilegiados por tener este trabajo en nuestras manos, porque ellos, que son el futuro, nuestro futuro, ven, sienten, se cuestionan, se preocupan y son lo suficientemente adultos como para formarse una opinión bastante sólida de cómo funcionan las cosas.

     Ojalá yo hubiera tenido a un señor de dudosa estampa* y a algún profesor que acompaña este proyecto, para que activaran en mí cualquiera de mis resortes, mental o emocionalmente. Yo también me hacía preguntas y, muchas, pero es verdad que me vi influenciada por demasiados agentes externos de los que no pude escapar. Así que siento que, en el fondo, he sufrido algo en mi interior que me ha retrotraído a mi juventud queriendo formar parte del coloquio.

     Supongo que somos tan perezosos que nos dejamos llevar por el hábito, por la costumbre y nos volvemos autómatas en el devenir de la vida. Estos proyectos son los que calan hasta el subconsciente, porque que unos chicos aprendan a cuestionarse la estética de un gótico para ver a la persona…

     Ha sido una lección conocer, de primera mano, las sentencias de estos grandes pensadores. Pero aún más, cómo lo han razonado. Ellos son capaces de hacer filosofía y lo han demostrado con creces. Como, también, a implicarse en un horario no lectivo. Nuestros jóvenes son inteligentes, emocionales, cariñosos, curiosos, inquietos, rebeldes…Pero si es con el aporte de la familia, mejor.

     Estoy de acuerdo en que este proyecto continuase en el tiempo, en cualquier formato. Ellos son atrevidos para esto y más. La cuestión es hacerse preguntas, por todo…Y estos chicos nos han dado una clase magistral.

     En mis comentarios, a veces, suelo hablar de la estructura y en este caso no iba a ser menos. Implicar a tantos “grandes” me ha agradado. ¿Sabes eso que cuando lees te sonríes…? Pues con algún prólogo ha pasado… Tus entradas en las cuestiones muy acertadas. En fin, enorme trabajo y espero el siguiente.

     No quiero despedirme sin antes decirte Óscar que he sido feliz con este libro. He sido feliz con los chicos y he sido feliz con las palabras de Luis Ibáñez. Esto necesita ser contagiado como un virus, el virus de pensar…

Gracias. V.

  • Dudosa estampa: Persona que se hace la interesante al vestir diferente. O no…
  • Las fotos que aparecen en el post han sido cedidas por el autor.

Share This: